ANÁLISIS

Fuerte descenso mensual de la producción industrial británica.

IPI: -4,3% (m). Previsión: -0,8%. Anterior: 1% (r+)

La crisis por la que atraviesa el sector industrial británico no parece dar señales claras de estar tocando suelo, ya que, tras el repunte registrado en mayo (1%), en mayo se produce un importante descenso, -4,3%, que vuelve a poner en duda la capacidad de recuperación del sector. En términos interanuales, la existencia de un efecto de base acentúa el descenso hasta el ­6,6% desde ­2,9%. Nuevamente ha sido el sector manufacturero el que ha liderado los descensos, al caer un 5,3% mensual, y profundizar su descenso interanual hasta el ­8,3% desde el ­2,9% anterior. Este patrón de comportamiento ha sido común al del resto de principales economías, tanto europeas, como japonesa, que siguen acusando la debilidad con la que se está recuperando la actividad en EE.UU. y las incertidumbres que rodean al crecimiento futuro de esa economía. A esto hemos de unir un sector doméstico caracterizado por una cierta falta de dinamismo, que acabaría de explicar el comportamiento de los indicadores de actividad británicos. En cualquier caso, la perspectiva de recuperación de la economía mundial, unida a la fortaleza que exhibe el consumo privado en el Reino Unido, deberían permitir una recuperación de la industria a medio plazo. A esto hemos de añadir la menor fortaleza de la libra en los últimos meses, con lo que se estaría relajando uno de los obstáculos que encontraba el sector manufacturero británico.