Conflicto

Rajoy advierte que no consentirá una decisión unilateral de Marruecos

El vicepresidente primero, ministro de la Presidencia y Portavoz del Gobierno, Mariano Rajoy, aseguró ayer, en una entrevista concedida a Europa Press, que el Gobierno quiere tener buenas relaciones con Marruecos pero matizó que no va a consentir, como quedó acreditado tras el incidente de Perejil, que 'nadie adopte decisiones de manera unilateral en provecho propio'. Adelantó que el 'principal objetivo' de la reunión prevista entre los ministros de Exteriores de ambos países en septiembre será 'volver a establecer la confianza' y dejó claro que 'por parte de España no vamos a hacer nada más que intentar que haya ahora un periodo de cierta distensión y que a partir de septiembre podamos tener unas buenas relaciones'.

Respecto a la reiterada reivindicación marroquí - la última realizada el viernes por parte del ministro de Comunicación- sobre las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla, Rajoy minimizó la reclamación al asegurar que 'no es la primera vez que eso sucede'. En cualquier caso, dejó claro que 'España tiene una posición de equilibrio y de sentido común, respetuosa con la legalidad internacional'.

Sobre si esta reivindicación puede tener relación con la aproximación a una solución de Gibraltar entre Londres y Madrid, reiteró que Marruecos ha reclamado las plazas españolas 'desde tiempo inmemorial independientemente de lo que haya sucedido o dejado de suceder en Gibraltar'. No obstante, aprovechó para recordar que Melilla es española desde hace 'más de 500 años y Ceuta, no mucho menos'.

Un asunto 'indiscutible'

Paralelamente, la ministra de Asuntos Exteriores, Ana Palacio afirmó que 'es indiscutido e indiscutible que Ceuta y Melilla son españolas' y consideró que es 'preferible' no entrar en una espiral verbal con el país magrebí 'que no beneficia a nadie' . En una entrevista publicada ayer por el diario La Razón, la ministra señaló que el Gobierno español tiene una 'voluntad clara de renovar un diálogo institucional con Marruecos'.

Asimismo, los principales partidos de la oposición han expresado su convicción en que no se puede discutir sobre la soberanía de Ceuta y Melilla que es inequívocamente española.

Por su parte, España reforzó ayer con las patrulleras 'Acevedo' y 'Conejera' las labores de vigilancia de las aguas próximas a Melilla, las Chafarinas, el Peñón de Vélez y la isla de Alhucemas que ya realizaban dos corbetas.