Sonera sufre el parón del UMTS con pérdidas de 2.663 millones

La operadora finlandesa de telecomunicaciones Sonera registró en el primer semestre del año unas pérdidas netas de 2.663 millones de euros, frente a los beneficios de 678 millones obtenidos en el mismo periodo del año anterior, debido fundamentalmente al saneamiento de sus inversiones en telefonía móvil de tercera generación (UMTS). La compañía es socia de Telefónica Móviles en Alemania e Italia y se encuentra en proceso de fusión con la sueca Telia.

Según los datos difundidos ayer, la empresa ha registrado unas cargas extraordinarias de 4.280 millones antes de impuestos (3.045 millones después de ellos) por la depreciación de sus inversiones en UMTS en Alemania e Italia. Precisamente, la compañía finlandesa y su socia española han decidido congelar su actividad en estos mercados.

En el caso de Alemania, el consorcio Group 3G (cuyo 42,8% controla Sonera) paralizará su actividad después de una corta trayectoria de siete meses como operador virtual utilizando las tecnologías GSM y GPRS. Sonera ha decidido reducir a cero su riesgo en Quam, marca comercial bajo la que opera el consorcio, por las depreciaciones registradas en este segundo trimestre. De esta forma, la operadora quiere evitar que eventuales pérdidas de la sociedad alemana afecten a sus cuentas.

La empresa, en la que el Estado finlandés aún controla el 52,8%, ha acordado no realizar inversión adicional alguna en Quam, en la que Telefónica Móviles mantiene una opción sobre la participación de Sonera.

Por su parte, la cifra de negocio se mantuvo prácticamente estable respecto al mismo periodo del año anterior y se situó en 1.084 millones de euros.

Sonera ha decidido concentrar su actividad en Finlandia y mantiene en marcha un plan de reducción de costes que le ha permitido reducir su deuda en 323 millones de euros en el segundo trimestre, hasta 2.142 millones.

Cuentas de BT

Por su parte, el grupo británico BT obtuvo un beneficio bruto de 322 millones de libras (500 millones de euros) en el primer semestre de su año fiscal, un 61% más que el mismo periodo del año anterior.

Pero las buenas noticias llegaron con matices. Los costes del programa de reajuste de plantilla tuvieron un fuerte impacto en el beneficio de explotación, que cayó casi un 18%, hasta 883 millones de euros. La primera teleco del Reino Unido ha suprimido 3.400 empleos desde el pasado marzo, con un coste de 242 millones en indemnizaciones.

La facturación de la compañía creció un 2%, hasta 7.109 millones de euros en el trimestre. La debilidad de los ingresos obedece a los recortes de las tarifas impuestas por el regulador del sector Oftel. Una noticia más positiva fue la reducción en 471 millones de euros de la deuda, cifrada ahora en 20.770 millones de euros. BT se ha fijado el objetivo de recortar la deuda hasta un máximo de 15.500 millones en 2005.

La compañía aprovechó la presentación de sus resultados para anunciar la firma de cuatro contratos por valor de más de 310 millones de euros, entre ellos un acuerdo a tres años para suministrar un servicio de sistemas de telefonía para el banco HBOS.

Por otra parte, la operadora de móviles Orange captó 2,1 millones de nuevos clientes en el primer semestre, la mayoría de ellos (802.000) de la filial francesa Orange France, donde la compañía copa el 49,3% del mercado. La facturación subió un 13,8%, hasta 8.100 millones de euros.

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance
Recíbela

Más información

Archivado En