Bolsa

El Ibex pierde un 2,5%, pero salva a última hora la cota de los 6.000 puntos

Pánico, volatilidad y mucho volumen de negocio. Ayer se juntaron los principales elementos de un crash bursátil. Y durante la mayor parte lo fue. Pero a última hora cambiaron las tornas, gracias al rebote de Wall Street. El Ibex cerró en 6.004,5 puntos, con una pérdida del 2,5% sobre el cierre del martes.

Tras el cierre del mercado la recuperación del Dow Jones ganó fuerza por momentos, y el índice estadounidense cerró con una ganancia del 6,35%, la mayor subida en casi 15 años.

Los retrocesos llegaron al 5,42%, en los minutos inmediatamente anteriores a la apertura de la Bolsa de Estados Unidos.

Acumulaba el mercado todas las malas noticias de la mañana, es decir, los malos resultados empresariales de Siemens, ABB, Prudential, Danone y otras más la pérdida sufrida por Wall Street la noche del martes.

Los futuros sobre el S&P 500 adelantaban más números rojos al otro lado del Atlántico, y así fue. El Dow abrió con pérdidas que alcanzaron el 2,2%, con Citigroup y JP Morgan retrocediendo más del 10%. Pero pronto cambiaron las cosas. JP Morgan intentó tranquilizar a los inversores, 3M presentó resultados y el Congreso llegó a un acuerdo para endurecer la normativa sobre contabilidad y las leyes contra el fraude. Así, los mismos bancos que habían estropeado la apertura empezaron a ganar posiciones, y tanto el Dow Jones como el Nasdaq ganaron posiciones. Pronto se contagió la recuperación a los mercados europeos y el Ibex empezó su vertiginosa recuperación.

Aun así, la española cerró como la peor gran Bolsa de Europa en la sesión. Francfort, que aprovechó más la remontada de Wall Street porque cierra más tarde, ganó el 3,32%, París perdió sólo el 1,51% y Londres, el 2,1%. Los resultados empresariales y los problemas del sector financiero, que tanto castigaban la Bolsa por la mañana, pesaban menos.

Volumen alto

El volumen fue muy alto, de 2.416 millones de euros. Alto respecto a las últimas semanas y respecto a lo acostumbrado para esta época del año. Santander, que paga dividendo el primer día de agosto, volvió a ser el más negociado con 746 millones de euros.

Algunos valores no remontaron tanto como el mercado. Fue el caso de Telefónica, que perdió un 4,59%. O Sogecable, que se dejó un 7,57% pese a que Vivendi Universal confirmó que se mantendrá en el capital.

BBVA rompe el suelo alcanzado tras el 11-S

Los bancos españoles están pagando una doble factura. Por un lado, la notable caída de los beneficios que afecta a todo el sector financiero y, por el otro, el lastre que suponen las inversiones en Latinoamérica. Aun así, las caídas de los dos grandes bancos españoles en 2002 (BBVA y SCH retroceden en el año un 33,45%y un 26,35%, respectivamente) están en línea con las del sector en Europa. La oleada de ventas que vivió ayer la Bolsa española se cebó principalmente en el BBVA, que cerró la sesión con una caída del 2,94% y situó el precio de los títulos por debajo del suelo alcanzado tras los atentados del 11 de septiembre. Pudo ser mucho peor, ya que a media sesión llegaron a perder un un 5,6%. En una situación muy similar se encuentra el Santander. Ayer cayó el 1,7%, hasta los 6,93 euros, justo el precio que registró al cierre del 21 de septiembre, días después de los atentados terroristas contra EE UU.

Endesa, a los precios de hace seis años

Endesa sufrió ayer un duro castigo, que ha situado el precio de sus títulos a niveles no vistos desde octubre de 1996. La eléctrica perdió ayer un 5,34%, mucho más que el resto de sus competidoras, cuyas caídas no sobrepasaron el 1,5%. Desde mediados de junio ha retrocedido el 33%. Los resultados presentados el martes por la mayor eléctrica española no cumplieron con las expectativas del mercado, lo que le ha valido una serie de recomendaciones a la baja por parte de algunas firmas de inversión. Morgan Stanley rebajó ayer el precio objetivo de la compañía hasta 17 euros, desde los 18 fijados con anterioridad. JP Morgan también ha reducido el objetivo; desde 22 a 19 euros. El recorte más pronunciado ha sido el de Lehman Brothers, que ha situado el precio objetivo de la eléctrica en los 15 euros, desde los 18,5 euros anteriores. La semana pasada fueron SCH y BNP los que recortaron el precio objetivo de Endesa.

Telefónica pierde un 42,41% en el año

Telefónica cayó ayer un 4,59%, su cuarto descenso consecutivo que le ha llevado de nuevo a la zona de mínimos anuales. El valor cerró ayer en 8,32 euros, muy cerca del mínimo del año marcado el pasado 3 de julio, cuando la cotización alcanzó los 8,01 euros. En el año acumula una caída del 42,41%. La compañía, que presentó sus resultados trimestrales al cierre de la sesión, es la operadora que más ha caído en lo que va de año entre las grandes telecos europeas, sólo superada por France Télécom, que ha retrocedido el 71%. Aun así, la española sigue recibiendo buenas opiniones por parte de los analistas. Ayer, HSBC reiteraba su recomendación de comprar sobre Telefónica. La firma de inversión reconoce que la crisis en Brasil pesa sobre la cotización. No obstante, considera que es una de las compañías con mejor cash-flow del sector, incluso excluyendo Latinoamérica.