El grupo capta en seis meses 249.000 clientes

La apuesta de crecimiento rentable, con una política comercial basada en el aumento de la base de clientes y la venta de productos cruzados, ha permitido al Popular mantener considerables tasas de crecimiento de los volúmenes de negocio en el primer semestre del año, a pesar de la situación económica.

La inversión crediticia subió un 17,5% y el total de recursos de clientes en balance, un 17,1%. En el caso del crédito, eso supone crecer un 6,2% más que la medida del sector bancos y cajas, y un 1,5% más en acreedores, aumentos que permiten al grupo ampliar sus cuotas de mercado.

El Popular sigue centrado en el negocio de banca comercial minorista y el primer semestre arrojó buenos resultados tanto en particulares como en pymes. El dato que mejor lo revela es que en sólo seis meses se captaron 249.000 clientes, sólo 50.000 menos de los que consiguieron en todo el año anterior. A 30 de junio de 2002, el grupo contaba con 4,5 millones de clientes, 392.000 más que en junio de 2001. Además, ha mejorado la tasa productos vendidos por cliente, que ha pasado de 2,4 a 2,6. Destaca también el ritmo del canal de Internet, que crece al 65,4% y tiene ya 763.000 clientes.

Este fuerte aumento del número de clientes se ha conseguido sin apenas ampliar la red de oficinas, con 38 aperturas previstas en el año y 35 cierres.

La acción del Popular recibió ayer el resultado con una caída de la cotización del 1,56%, frente al 2,5% de descenso del Ibex. El grupo considera que no se alejará de la liga de quienes suman 10.000 millones de capitalización.