Actividad

La ocupación hotelera en zonas turísticas retrocede un 7% en junio

El sector turístico está pasando por momentos de franca preocupación. Lejos quedan los tiempos en los que se registraban récords consecutivos en ingresos y llegadas de turistas. La desaceleración económica en Europa y Estados Unidos, unida a la incertidumbre generada por los atentados terroristas y a la pujanza de destinos alternativos a las plazas españolas, está haciendo mella en el sector, que lleva varios meses estancado.

Ayer, el Instituto Nacional de Estadística (INE) hizo público el último dato, nada halagüeño. El grado de ocupación registrado en establecimientos hoteleros turísticos españoles cayó en junio un 7% respecto al mismo mes del año anterior.

La ocupación fue de sólo el 57,9% de las plazas disponibles. Aunque parte de este descenso se debe a que se ha incrementado en un 2,8% la oferta hotelera, lo cierto es que pesa sobre el ambiente la coyuntura económica y la mayor competencia de otros países. Las islas Baleares registraron el grado de ocupación más elevado, un 74%, lo que, no obstante, supone un descenso del 7,8%.

El mismo comportamiento se produjo en Canarias, Comunidad Valenciana y Andalucía, con descensos del 8,7%, el 7,7% y el 7,1%, respectivamente, mientras que Galicia y País Vasco registraron un incremento en la ocupación hotelera en torno al 5%.

Pero más preocupante aún son las previsiones a corto plazo. Las reservas para agosto han caído un 11,6% respecto a los niveles previstos en junio de 2001. Para septiembre, el frenazo es aún mayor, con una caída global del 16,3%.

El número de pernoctaciones en hoteles también ha caído en junio, un 4,8%, debido tanto al descenso de las realizadas por nacionales como por las de extranjeros.

Durante este mes se registró en los establecimientos un total de 5,7 millones de viajeros, de los cuales 2,8 millones fueron extranjeros, que son los que más gasto efectúan (15,3 millones de pernoctaciones, frente a 7,3 millones de los nacionales). Británicos (748.949), alemanes (552.159) y franceses (247.619) fueron, una vez más, los clientes más numerosos. No obstante, destaca el fuerte retroceso del mercado alemán -sus pernoctaciones cayeron un 15,7% en junio sobre el mismo mes de 2001-, afectado por la crisis económica del país germano y por el cambio de política de los turoperadores centroeuropeos, que están presionando a las agencias de viajes españolas para que rebajen las tarifas ante la fuerte competencia de otras plazas europeas, como Croacia. La colonia británica, por su parte, se ha recuperado ligeramente -un crecimiento del 1,5%-, en relación con los descensos ya registrados en meses anteriores.

Las islas son los destinos más afectados por la crisis de turistas alemanes y británicos. En Baleares las pernoctaciones extranjeras cayeron un 9,1%. Igualmente las comunidades autónomas de Canarias, Valenciana, Andalucía y Cataluña se vieron afectadas por descensos que fueron del 10,4%, el 3,8%, el 2,9% y el 1,1%. Los alojamientos turísticos compensaron parcialmente la caída de clientes extranjeros con demanda nacional. En Andalucía se concentró el 14% del turismo nacional, seguida de Cataluña y Comunidad Valenciana (15%).

Los puntos turísticos más solicitados siguen siendo Madrid, Benidorm y Palma de Mallorca.