Análisis

La Bolsa indiscreta

Gamesa

Al mercado le gustan las reestructuraciones

La empresa pasa de ser un conglomerado con mucha deuda a especializarse en un sector con fuerte potencial, como la fabricación de generadores de electricidad eólica. Bien, porque la palabra conglomerado suena mal en tiempos de enronitis. Segregará la división de aeronáutica, lo que eliminará unos 190 millones de euros de deuda de la cuenta de resultados principal. Asimismo, venderá la gestión de parques eólicos, cuya capacidad de generación es de 200 megavatios. También ayudarán a reducir la deuda.

Gamesa tiene una deuda total de 880 millones de euros. Si, además de vender la división aeronáutica, puede reducir los 400 millones ligados a los parques, la empresa será mucho más atractiva de cara al mercado.

Inditex

Las ventas de Amancio Ortega, sin impacto

En condiciones normales la venta de paquetes accionariales tan voluminosos son mala señal. Ahora bien, Amancio Ortega todavía se ha quedado con el 59,3% del capital, y la venta correspondía al rescate de una opción de compra de acciones que, además, estaba ya recogida en el folleto de la OPV. Si la acción cotizase más baja, Amancio podía habérselo pensado. Pero esta venta no significa que Inditex esté cara.

Iberdrola

Nuevas especulaciones sobre Endesa

Lo último en los mentideros es una recuperación de la fusión entre Endesa e Iberdrola, que se fue al traste entre la negativa de la cúpula de Repsol (más concretamente, de Alfonso Cortina) y las condiciones de Competencia. Ahora se habla de un nuevo intento, ya con Manuel Pizarro al frente del pez grande.

Con medio Gobierno cambiando todavía las fotos de los despachos y metidos de lleno en el parón estival, ni el más atrevido se atreve a barajar cualquier amago de movimiento antes de septiembre. Dicen los expertos que Iberdrola está ahora con otros mimbres, que los objetivos son otros. Y es una incógnita la postura de Gobierno sobre este asunto en particular.

Cepsa

Llegan novedades desde Francia

Totalfina Elf ha asegurado que venderá a la italiana Agip y a la portuguesa Galp todas las estaciones de servicio propias. Centra, así, su estrategia española a través de su participada Cepsa, de la que tiene el 45,3%. Son 186 gasolineras, o el 3% del mercado español. No se trata, pues, de una operación baladí.

Estos movimientos hacen pensar a más de un miembro del mercado que algo se está cociendo en la segunda petrolera español. Los rumores sobre la concentración de ambas empresas llevan tiempo en el mercado. Se hablaba de opa o de una venta del paquete accionarial que está en manos de Santander.

Así, mientras Repsol lucha por salir de mínimos, Cepsa sigue en zona de máximos y recibiendo, además, noticias susceptibles se seguir tirando al alza de la cotización en un momento bursátil pésimo, como es el actual.

EDP

No comprará más en España

La eléctrica portuguesa EDP no comprará más activos en España ni buscará nuevos acuerdos, sino que se limitará a crecer a través de su participada Hidrocantábrico.