Comunidad Valenciana

La Eléctrica de Crevillente se une a un promotor para entrar en Aragón

La mayor cooperativa eléctrica española, San Francisco de Asís de Crevillente, es ya un grupo de empresas en España, Portugal y la República Dominicana. La sociedad acaba de entrar en Almería, donde ha comprado una pequeña distribuidora de capital familiar en la localidad de Bayarque.

Según el gerente de la cooperativa, Ildefonso Serrano, 'se trata de una empresa muy pequeña, con sólo 170 clientes, que más que nada sirve para estar presentes en Andalucía y poder operar a partir de esta empresa'.

En Aragón ha costado más, debido a que se ha iniciado la actividad a partir de una empresa nueva, Solanar Distribuidora Eléctrica, recién constituida con un grupo promotor perteneciente a la familia Briceño Viviente, que tiene el 60%.

Solanar recibió esta semana días el reconocimiento para operar en Aragón y tiene un proyecto para suministrar electricidad a un complejo de 2.000 viviendas y un polígono industrial situados en Cuarte de Huerva (Zaragoza). La fórmula de crecimiento en este caso es la misma que la utilizada en Canet d'En Berenguer (Valencia), la alianza con un promotor para convertirse en distribuidor de las viviendas que construya. En aquel caso fue a través de Fevasa, con un reparto al 50%.

Según Ildefonso Serrano, 'ahora falta que Endesa no nos ponga pegas para la conexión a la red'. El gerente de la cooperativa recuerda que en el caso de Fevasa, Iberdrola tardó casi dos años en conectarla a la red eléctrica. 'Es muy difícil pelear con las grandes, pero nos vamos haciendo un hueco poco a poco', explica.

Pese a haber quedado fuera de concurso de parques eólicos valencianos, la cooperativa tiene varios proyectos de energías renovables. Entre ellos un parque eólico en Barrás (Albacete), para el que se están realizando pruebas de viento.

Cogeneración con madera

El más avanzado es el de construcción de una planta de cogeneración alimentada con residuos y subproductos generados por las fábricas del mueble del sur de Tarragona y el norte de Castellón.

Para ello, la cooperativa participa al 25% en Aquaventus Energía, empresa constituida junto a dos eléctricas catalanas y una mallorquina, que ha desarrollado una planta piloto en la comarca tarraconense del Cènia. Si la planta da buen resultado, crearán una sociedad conjunta con empresarios del mueble para llevar a cabo el proyecto.

Además, la cooperativa construirá una segunda central minihidráulica en Calasparra (Murcia), mediante una filial constituida al 50% con la eléctrica ilicitana Elecdey. La inversión prevista es de 4,2 millones de euros.

La hidráulica es la principal fuente de generación eléctrica de la cooperativa, que, además de la vieja central de Calasparra, tiene dos minicentrales en Portugal -y varias en proyecto- y otra en la República Dominicana. La Eléctrica de Crevillente tiene también una planta de cogeneración al 50% con la empresa textil Lanatín.

El gerente critica la adjudicación del Plan Eólico

El gerente de la Cooperativa Eléctrica de Crevillente, Ildefonso Serrano, critica en la memoria de la sociedad la forma en que la Generalitat Valenciana adjudicó el Plan Eólico -el reparto por concurso de los proyectos de construcción de todos los parques eólicos previstos en la región-, que califica de injusta. Pese a la intención liberalizadora de la Generalitat y su proclamación de que se tendría en cuenta la presencia de empresas valencianas, el concurso se lo repartieron consorcios formados por Iberdrola, Endesa y Elecnor, con la excepción de dos lotes. La cooperativa, que acudió junto a ACS, Altec y el resto de cooperativas eléctricas, no obtuvo ninguno de los 15 lotes, como otras muchas empresas de la región -la Generalitat había dicho que tendría en cuenta la presencia de capital valenciano- que quedaron excluidas del desarrollo de la energía eólica, en el que se prevé una inversión de 1.200 millones de euros. Según escribe Ildefonso Serrano a los cooperativistas, 'no merecíamos este trato, y no porque pida trato de favor, sino porque no se nos ha medido con el mismo rasero que a las empresas adjudicatarias'. Serrano añade que la cooperativa seguirá apostando por las energías renovables.