REPORTAJE

Las ejecutivas preparan el asalto al poder

Las puertas de los consejos de administración permanecen todavía cerradas a las mujeres. Es cuestión de tiempo. Se impone un cambio urgente dentro de las empresas

El dato preocupa a las ejecutivas: en los consejos de administración de las 10 primeras empresas que cotizan en el Ibex hay 191 hombres y tan sólo cuatro mujeres, dos de ellas familiares de los propietarios. En los comités de dirección hay 178 varones y tan sólo tres mujeres. En opinión de la directora general adjunta de La Caixa, Rosa Cullell, la proporción es ridícula. 'El techo de cristal está en el poder de las grandes empresas', explicó esta ejecutiva en un desayuno celebrado en Cinco Días en el que se abordó el papel de las mujeres directivas. Y añadió que en España las mujeres llegan a los consejos de administración por excepción, por causa familiar y, ahora empieza ser habitual ya, 'por vergüenza torera'. 'Cuando la mayoría de las plantillas ya están compuestas por un porcentaje muy elevado de mujeres, que los consejos de administración vistan todos de gris y corbata comienza ya a ser raro', explicó durante su intervención.

Pero aún hay más datos alarmantes que demuestran que los consejos de administración permanecen cerrados a las mujeres. Los presentó el pasado miércoles SBS Communications por encargo de Corporate Women Directors International, en vísperas de la Cumbre Global de las Mujeres que se celebra hasta este sábado en Barcelona y en la que participan alrededor de 600 mujeres. Tan sólo el 24% de las 300 empresas con mayores ingresos tienen a mujeres ocupando un cargo en sus consejos de administración. Curiosamente, la mayoría de las empresas analizadas producen productos y servicios, muchos de los cuales dependen del consumo femenino.

Según la directora de Corporate Women Directors International, Irene Natividad, 'no podemos dejarnos llevar por las cifras, aunque los datos traduzcan una situación de discriminación de la mujer frente al hombre en los consejos de administración de las empresas'. Y añadió que 'debemos ver la evolución que se ha producido, que nos muestra una presencia femenina cada vez más relevante en los cargos directivos y unas perspectivas muy halagüeñas a medio plazo'. En opinión de Irene Natividad, desde un punto de vista cualitativo, el salto que se está produciendo es importante y constituye el motor del cambio'. Para la vicepresidenta ejecutiva de recursos humanos de SBC Communications, Karen Jennings, 'las mujeres han dado pasos importantes en todos los ámbitos del mundo de los negocios'. Agregó, además, que hay que reconocer a las mujeres que han logrado alcanzar un puesto en lo más alto, así como también a las compañías que han reconocido el valor de las mujeres para ofrecerles puestos directivos. 'Sin embargo, se debe hacer más y estoy segura de que veremos más avances en un futuro próximo'.

Frente al 24% de las mayores empresas españolas con mujeres en su consejo de administración, Estados Unidos alcanza el 87%

Las cuatro empresas con mayor porcentaje de mujeres en su consejo de administración son las siguientes: Ocaso Seguros y Reaseguros (cuatro consejeras de ocho), Fadesa, (una de dos), Planeta (tres de seis) y Freixenet (tres de siete). Por sectores, aquellos que cuentan con más número de mujeres en los consejos se concentran mayoritariamente en plásticos (28,6%) y productos farmacéuticos (17,7%). Las empresas de bebidas acaparan el 11% seguido de lácteos, electrodomésticos y actividades turísticas y hoteleras. Por el contrario, los que carecen por completo de representación femenina en sus consejos son automoción, cemento, electrónica, ingeniería, finanzas, vidrio, tecnologías de la información, hierro, acero, metales y minerales. Por distribución geográfica, el 59,7% de las empresas con mujeres en el consejo se encuentran en Madrid y el 18% en Barcelona. Frente al 24% de las mayores empresas españolas con una mujer en su consejo de administración, Estados Unidos alcanza el 87%; Canadá, el 50%; Australia, el 47%; Reino Unido, el 42%, y Suráfrica, el 37,7%.

Lo difícil para las mujeres directivas es tocar el poder dentro de sus empresas. Así lo manifestó durante la reunión celebrada en Cinco Días Elena Valderrábano, gerente de Repsol YPF y madre de tres hijas: 'En mi compañía es atípico ver a mujeres en puestos directivos. El mundo del petróleo es masculino y se considera que como mujer trabajas para buscar un complemento salarial, pero no porque tengas inquietudes profesionales'. Concha Osácar, directiva de BSN Banif, se considera afortunada porque 'soy una excepción. Por debajo de mí, hay más mujeres que hombres, gente joven que quiere hacer carrera profesional. Hay que diferenciar entre la mujer directiva, que suele tener más facilidades, y la trabajadora, a la que es mucho más difícil compaginar ser madre y trabajar. El problema es que la mujer ha estado apartada durante muchos años del poder. Dentro de un tiempo todo esto será normal', añadió Osácar, que apuntó como una nueva vía para tomar el poder los puestos de consejeros independientes.

La subdirectora general de Sermepa Medios de Pago, Carmen Carnero, duda sobre el tiempo que pasará hasta que una mujer alcance dentro de su compañía la dirección general o la presidencia. 'Dirijo a 100 personas, pero me encuentro con que todos los directores son hombres. Quiero promocionar a mujeres, pero me cuesta mucho porque todavía están en escalafones demasiado bajos'. Según Julia Pérez, directora general de Asedas, ser ejecutiva implica una renuncia y la discriminación positiva es negativa. 'En el mundo científico y en la Administración no hay discriminación, pero sí la hay en la empresa privada', añadió.

Nieves García Santos, ejecutiva de la CNMV, explicó que en España existe una gran desorden en la cúpula directiva de las empresas, dominada principalmente por hombres. 'Cuando existe planificación todo es más fácil, sobre todo a la hora de poder compatibilizar vida familiar y laboral'. La directora de desarrollo corporativo de Logista, Teresa Casla, opinó que 'estamos donde tenemos que estar'. 'Llevamos tan sólo 20 años y se necesita tener experiencia para acceder a determinados puestos'. El director de Adecco, Patric Landó, explicó que no concibe tomar una decisión sin tener en cuenta a las mujeres. 'Es cuestión de educación. No me siento cómodo en un mundo que favorece a los hombres'.

María José Álvarez: 'No es fácil ser madre y directiva'

La vicepresidenta del Grupo Eulen, María José Álvarez, reconoce que accedió al consejo de administración de su compañía por ser parte de la familia, pero aclara que su puesto directivo se lo ha ganado a pulso. 'Tengo a mi cargo a 40.000 personas y nadie me ha dado nada por formar parte de la familia. He tenido que trabajar duro, y sigo haciéndolo, para conseguirlo'. Señaló, además, que, cuando se empieza a desarrollar una carrera profesional, se empiezan a tomar opciones. 'No es fácil y compatible ser madre y directiva. Por ejemplo, ser director comercial, donde hay que viajar constantemente. Hay que tomar caminos diferentes y elegir cuando se plantea la maternidad'. En cuanto a los derechos de las mujeres en el mundo del trabajo, explicó que tienen que ganarse poco a poco. 'La maternidad es un problema cuando alguien tiene que se contratada o promocionada'. Criticó, además, que los costes de la maternidad los asumen las empresas y esto no debería ser así. 'Son costes que deberían estar con cargo a los presupuestos del Estado y no suponer un problema para las empresas privadas'. Otra de las críticas que lanzó durante su intervención esta ejecutiva fue la manera de trabajar de los hombres. 'Cuando vas a una reunión, tienes que llevar un orden del día y ajustarte al programa. Si es una reunión que organizan los hombres, siempre dura el doble'.

Rosa Cullell: 'Hay que feminizar las empresas'

La directora general adjunta de La Caixa, Rosa Cullell, criticó que siempre se habla de maternidad y pocas veces de paternidad. 'Es tremendo el peso que tiene la maternidad en España, cuando la media es de un hijo y va a tener sólo cuatro meses de baja'. Y agregó durante su intervención que 'hay que cambiar la cultura de las empresas y feminizarlas'. En este sentido se refirió a un cambio de fórmulas de retribución variable. 'Podemos hacerlo de distinta manera. Por ejemplo, no es necesario retribuir con un coche de empresa si lo que se necesita a lo mejor es una persona para que cuide a los niños'. Esta ejecutiva es optimista. 'Las reglas ahora son masculinas, pero todo esto cambiará'. En cuanto a su experiencia explicó que comenzó a trabajar para ganar dinero, no para desarrollar una carrera profesional. 'Creía que el trabajar era ganar un sueldo y que de esta manera iba a ser más libre. He trabajado siempre, incluso cuando he tenido a mis hijos'. Para Cullell, si ganas dinero, nadie te manda. Pero todo esto ha cambiado y 'las mujeres aspiramos a más'. Señaló que el cambio se propicia estando ahí y exigiendo los mismo para todos. 'Es la sociedad la que tiene que pedir, por ejemplo, la baja maternal, no sólo la mujer'. Para Rosa Cullell, hay que dejar de sentirse culpables por trabajar y no atender a la familia. 'Aunque cuando eres directivos ganas más, tienes más ayudas, estás menos estresado que otros'.