Escándalo contable

Bernard Ebbers y Scott Sullivan, ex ejecutivos de WorldCom, se niegan a declarar ante el Congreso

El ex presidente ejecutivo de la empresa Bernard Ebbers, a quien acompañó en su negativa a declarar el antiguo presidente financiero de WorldCom, ejerció su derecho constitucional para no autoincriminarse ante la Comisión de Servicios Financieros de la Cámara de Representantes, que investiga las irregularidades de la segunda empresa de telefonía de larga distancia en Estados Unidos.

"Pese a que me gustaría, más de lo que ustedes creen, responder a las preguntas que ustedes y sus colegas tienen sobre WorldCom, mi abogado me dio instrucciones de no testificar en base a mis derechos constitucionales de la Quinta Enmienda", dijo Ebbers a la comisión.

Scott Sullivan, quien fue presidente financiero de WorldCom Inc. durante el período en el que la compañía manejó artificialmente gastos por casi 4.000 millones de dólares, también rehusó declarar y se acogió al mismo derecho.

Ebbers, quien construyó WorldCom a través de un gran número de adquisiciones durante sus 17 años como presidente ejecutivo, fue despedido a fines de abril por una creciente controversia sobre las cada vez mayores deudas de la empresa y unos cuestionables préstamos personales.

WorldCom despidió a Sullivan el 25 de junio, el mismo día en que la compañía dijo que había registrado 3.850 millones de dólares en concepto de gastos, en lugar de hacerlo como gastos de capital, durante cinco trimestres, a partir del 2001, para esconder pérdidas por 1.220 millones de dólares.

El Departamento de Justicia de Estados Unidos y la Comisión de Valores (SEC por sus siglas en inglés) también investigan a la compañía.