Gasto social

España dedica a ayudas familiares el 0,5% del PIB, la cuarta parte que la UE

El gasto en protección social a la familia en España es del 0,5% del PIB, cuando en Europa la media se sitúa en un 2,2%, según datos facilitados ayer por la Asociación de Trabajadores Familiares de Cataluña. Según esta organización, el aumento de la esperanza de vida acentuará en los próximos años el envejecimiento de la población y provocará un aumento en la demanda de estos servicios familiares.

Actualmente, el ratio de personas mayores recibiendo atención por los SAD (servicio de atención domiciliaria) es ligeramente inferior al 1,5%, cuando el Plan Gerontológico proponía alcanzar una cobertura del 8% para el año 2000. Según estas fuentes, el déficit existente en España es muy elevado, ya que en la mayoría de países europeos el ratio de cobertura se sitúa entre el 8% y el 15%, y algunos países llegan a niveles mucho más altos, como Dinamarca (20%) y Finlandia (24%). En nuestro país también es 'insuficiente' el presupuesto para protección social a la familia, según la Asociación de Trabajadores Familiares, que denuncia que 'sólo se destina un 0,5% del PIB, cuando la media europea es del 2,2%'.

Para esta asociación, que cuenta con 1.200 socios del total de 10.000 profesionales del sector en esta comunidad autónoma, la calidad en el servicio está bajando de forma notoria como consecuencia del intrusismo laboral y de la falta de una formación específica y cualificada que proporcione profesionales de calidad.

'Este intrusismo laboral se ve favorecido por la precariedad laboral y los bajos sueldos, que favorecen la contratación de personas no cualificadas pero necesitadas de trabajo', dice esta organización, que detalla que el sueldo de un trabajador familiar en Luxemburgo es de 21 a 42 euros por hora, frente a los nueve euros por hora en España. Según la asociación, 'el futuro, si no se remedia, será peor' pues aumenta el número de personas con dependencia y, en cambio, muchos familiares, ya no se pueden hacer cargo de su cuidado.