Referéndum

La derecha unificada arrasa en las elecciones legislativas en Francia

La derecha, dominada por la Unión por la Mayoría Presidencial (UMP) creada en torno al recién elegido presidente de la República Francesa, Jacques Chirac, ganó ayer las elecciones legislativas en Francia, marcadas por una abstención del 40%, y dominará con amplia mayoría absoluta la Asamblea Nacional.

Acudir cuatro veces a las urnas en menos de dos meses se notó ayer en la participación de los franceses en las elecciones legislativas. La abstención ha marcado un récord histórico, que ronda el 40%, según las estimaciones, con lo cual ha batido con holgura la máxima del 35,59% registrada en la primera vuelta de las legislativas del pasado domingo.

La derecha, bajo la hegemonía de la Unión por la Mayoría Presidencial (UMP) creada en torno al recién reelegido presidente, Jacques Chirac, ha conseguido unos 380 escaños de los 577 de la cámara, según las proyecciones de resultados de la televisión francesa a las 21 horas de ayer.

A la izquierda le corresponden en torno a 170 escaños, según las mismas estimaciones divulgadas al cierre de los colegios electorales, con lo cual por sexta vez consecutiva desde 1981 los franceses han escogido la alternancia y rechazado, por tanto, a la mayoría saliente. Hasta ahora en la Asamblea Nacional, la izquierda ocupaba 319 escaños y la derecha 258.

Según las proyecciones, la UMP ocupará entre 370 y 390 escaños, con lo que superará ampliamente la mayoría absoluta, de 289 diputados, mientras que la centroliberal Unión por la Democracia Francesa (UDF) de François Bayrou tendrá entre 21 y 25.

A la izquierda, el Partido Socialista y los Radicales de Izquierda tendrán entre 153 y 156, los Verdes un solo escaño y el Partido Comunista 21, con lo cual podrán conservar un grupo parlamentario propio.

El ultraderechista Frente Nacional obtendrá, en el mejor de los casos, un escaño, según las primeras estimaciones.

El pasado domingo día 9, la derecha se impuso con el 43,6% de los votos, frente al 36,02% de la izquierda, mientras el ultraderechista Frente Nacional de Jean-Marie Le Pen sufrió un fuerte retroceso, al igual que los principales aliados del Partido Socialista.

Enfrentada a una derrota ineludible, la izquierda multiplicó la semana pasada los llamamientos a su electorado y a los abstencionistas para que acudieran masivamente a las urnas con el fin de evitar un 'desequilibrio demasiado grave para nuestra democracia'. Entre los políticos de la antigua 'izquierda plural' que se jugaban el escaño y el futuro estaban el líder y cabeza de cartel del Partido Socialista, François Hollande, el presidente del Partido Comunista Francés, Robert Hue, y la 'número uno' de los Verdes, Dominique Voynet. Los dos primeros tenían muchas posibilidades de salir elegidos, pero la tercera no. También consiguió su escaño el ex ministro de Economía, Laurent Fabius

Otros ilustres derrotada son la ex ministra de Empleo, Martine Aubry, conocida como 'la dama de las 35 horas', que supuso la reducción del tiempo de trabajo, una reforma del anterior Gobierno del socialista Lionel Jospin, y el presidente de la Asamblea Nacional saliente, el también socialista Ray-mond Forni. Jean-Pierre Chevenement, creador del Polo Republicano, cosechó un gran fracaso. No logró un escaño, ni siquiera el suyo.