Consejo

Avánzit presenta suspensión de pagos

Avanzit, lastrada por los problemas económicos que sufre y por la incertidumbre que rodean las conversaciones que ha estado manteniendo con diferentes bancos acreedores para renegociar su deuda, ha decidido hoy presentar la suspensión de pagos. El consejo de la tecnológica, en su condición de socio único de Avánzit Telecom, ha ratificado, además, la decisión del administrador único de ésta de instar la suspensión de pagos de la filial de telecomunicaciones del grupo.

La CNMV, a la vista de este anuncio, decidió la suspensión de su cotización en Bolsa. Sus títulos cayeron hoy un 7,8% y acumulan un descenso del 35% en dos sesiones. Desde comienzos de año han perdido un 78,8% de su valor.

En atención al criterio de sus auditores, el consejo de administración de Avánzit ha decidido además reformular sus cuentas anuales, de modo que las pérdidas del ejercicio de 2001 ascienden a 67 millones de euros, en lugar de los 52,8 millones declarados. En el primer trimestre del año, la antigua Radiotrónica perdió 10 millones de euros y sufrió un descenso en los ingresos del 25%. En el balance de 2001, Avánzit refleja deudas a largo plazo de 134 millones de euros y otros 367 de deuda a a corto plazo, de los que 151 son de proveedores. La posición de tesorería era a 31 de diciembre de 38 millones de euros.

Frenazo inversor de Telefónica

La crisis de negocio de Avánzit vienen de tiempo atrás. La antigua Radiotrónica, empresa instaladora de redes de telecomunicaciones, había iniciado una importante expansión en Iberoamérica al amparo de Telefónica. La crisis argentina y el frenazo inversor de la operadora pusieron el agua al cuello en la compañía presidida por Rafael Martín Sanz. Desde entonces, la empresa ha vivido meses de endeudamiento y caídas bursátiles.

Las últimas caídas han tumbado definitivamente su capitalización de mercado hasta los 64 millones. Además, este mismo año tuvo que hacer frente a una reestructuración de su plantilla, con una reducción de casi 2.000 empleos, un 40%, después de que se conocieran los malos resultados de 2001, y tuvo que realizar unas provisiones de más de 77 millones por la mala situación del mercado y Latinoamérica.