Crisis

El Banco Mundial estudiará conceder préstamos a Argentina en cuanto haya acuerdo con el FMI

El ministro argentino de Economía, Roberto Lavagna, se entrevistó ayer en Washington con el vicepresidente del BM para América Latina, David de Ferranti, dentro de la visita que el político argentino realizó a la capital estadounidense.

En un comunicado divulgado hoy, el BM expresó su apoyo a los esfuerzos del Gobierno del presidente Eduardo Duhalde para hacer frente a la crisis económica del país.

"La parte sustantiva de la asistencia del Banco Mundial se encuentra en preparación para ser sometida al Directorio de la institución una vez que Argentina alcance un acuerdo con el FMI", explicó el vicepresidente del BM.

El Banco Mundial y el Gobierno de Argentina han decidido que los eventuales créditos que puedan acordarse se dediquen a atender necesidades sociales en educación y salud, así como a mejorar el clima de inversión esencial para el crecimiento.

En este momento hay 700 millones de dólares del BM pendientes del acuerdo con el Fondo Monetario, que corresponden a dos préstamos: uno dedicado a necesidades de emergencia social y otro para apoyar a familias de bajos ingresos.

Lavagna, nombrado hace tan solo un mes, realizó esta semana una visita de dos días a Washington que supuso su presentación ante los dos organismos multilaterales, de los que el Gobierno argentino espera la reanudación de la asistencia financiera.

Según dijo el miércoles Lavagna antes de abandonar Washington, el FMI coincide con el Gobierno de Argentina en que el acuerdo que llevará a la reanudación de la ayuda financiera para ese país debe cerrarse "no más allá del último día de junio".

El FMI suspendió a comienzos de diciembre pasado su programa con Argentina, cuando restaban por desembolsar unos 9.000 millones de dólares. Ambas partes negocian la reanudación de la asistencia financiera, pero la marcha de las conversaciones es lenta.

Las cuestiones pendientes con el Fondo Monetario son la aplicación del acuerdo para la reducción del déficit fiscal con las provincias y la modificación de la Ley de Subversión Económica, una vez reformada la Ley de Quiebras.