Resultados

El beneficio de EMI cae un 41% en su último año fiscal

La cifra de negocio de EMI se situó en 3.876,42 millones de euros, un 8,5% menos que en 2000-2001, mientras que el dividendo por acción se redujo a la mitad, hasta 8 peniques por acción.

Para el grupo británico, estos resultados se deben al débil rendimiento en Estados Unidos, al retraso de la publicación de álbumes, a la morosidad del mercado japonés y a la crisis económica de América Latina.

La firma musical preveía que sus beneficios serían de alrededor de 237,70 millones de euros, debido a las dificultades por las que atraviesa su rama principal, Recorded Music, donde se incluyen las ventas de discos, CDs y casetes.

Por segmentos, la facturación de la división Recorded Music disminuyó un 11,1%, hasta 3.215,29 millones de euros, mientras que el beneficio operativo fue un 63,4% menor, hasta 131,68 millones de euros.

El presidente de EMI, Eric Nicoli, señaló que la compañía está "preparada para conseguir ventajas de las oportunidades y hacer frente a los desafíos de un mercado que será cada vez más dinámico y competitivo".

La discográfica británica anunció en marzo un proyecto estratégico que pondría en marcha durante los próximos seis meses, basado principalmente en la supresión de 1.800 empleos sobre un total de 9.000 trabajadores de su división Recorded Music.