Desempleo

Fidalgo y Méndez exigen reunirse con Aznar como única vía de diálogo

El ministro de Trabajo no tardó en rechazar la posibilidad de que esta entrevista se lleve a cabo al argumentar que 'quien quiere imponer el formato de negociación pierde toda autoridad'.

Los sindicatos mantienen su exigencia para que el Gobierno retire 'definitiva e íntegramente' su propuesta de reforma de la protección por desempleo. Pero los dirigentes sindicales de CC OO, José María Fidalgo, y de UGT, Cándido Méndez, quieren ahora entrevistarse personalmente con el presidente del Gobierno, José María Aznar, como único interlocutor válido, para explicarle los motivos por los que exigen la retirada del documento. De lo contrario, el próximo jueves convocarán oficialmente una huelga general de 24 horas para el 20 de junio.

'Ni CC OO ni UGT hemos sido convocados hasta el momento por el Gobierno a una eventual reunión antes del jueves', aseguró Méndez, que quiso dejar claro que 'si se nos convoca iremos, pero queremos que nos convoque el propio Aznar directamente en La Moncloa, si es acompañado del vicepresidente económico -Rodrigo Rato- y del ministro de Trabajo -Juan Carlos Aparicio- mejor, para explicarle directamente los motivos por los que solicitamos la retirada de su propuesta sobre la reforma del sistema de prestaciones por desempleo'.

Fidalgo, por su parte, denunció que las reuniones que se han convocado hasta la fecha no son más que 'artificios propagandísticos' del Gobierno para 'hacerse la foto' y 'presentarse como dialogante, cuando la realidad es que no quiere negociar, sino robarnos la cartera'.

Sin embargo, el propio ministro de Trabajo, Juan Carlos Aparicio, desmintió ayer a los sindicalistas al asegurar que los responsables de la Secretaría General de Empleo de su departamento se pusieron en contacto con los sindicatos el viernes por la tarde y se encontraron con 'problemas de agenda' de los responsables de CC OO y UGT para llevar a cabo una nueva reunión.

Dicho esto, Aparicio descalificó la petición sindical de reunirse con Aznar al estimar que 'lo razonable es que se mantenga la normalidad institucional' y esto implica que el interlocutor en este asunto siga siendo el Ministerio de Trabajo.

En su opinión, dirigirse directamente al presidente del Ejecutivo 'no es el formato lógico, mientras sigan vivas las convocatorias del Ministerio de Trabajo'. Además, Aparicio respondió a los sindicatos que si tienen una verdadera intención de negociar 'tiene que haber flexibilidad' en la forma de diálogo porque 'cuando uno pretende imponer incluso el formato (de negociación) pierde la autoridad o la razón que le asiste'.

A la vista de estas declaraciones de Aparicio parece poco probable que Aznar convoque a los líderes sindicales antes del próximo jueves, día 23, fecha en la que CC OO y UGT tienen ya previsto anunciar a media mañana en rueda de prensa conjunta la convocatoria de la huelga general, una vez que ésta haya recibido el visto bueno de los máximos órganos de dirección de ambas centrales.

Chaves y Rodríguez Ibarra

Fidalgo y Méndez hicieron ayer estas declaraciones tras reunirse durante hora y media con los presidentes de Andalucía, Manuel Chaves, y de Extremadura, Juan Carlos Rodríguez Ibarra, quienes expresaron su 'coincidencia total y absoluta' con los planteamientos sindicales. Sobre todo, porque dicha reforma tiene, según Méndez, 'un doble impacto negativo' en estas dos comunidades socialistas, ya que son las únicas afectadas por la extinción progresiva del subsidio agrario para los trabajadores eventuales del campo.

Chaves exigirá que Aparicio retire sus últimas acusaciones de 'indolentes' a los trabajadores agrarios andaluces. El líder extremeño dijo que 'hasta Franco entendió mejor este asunto del subsidio que Aznar'.