Liberalización

Competencia multa a Telefónica por abuso de posición dominante en ADSL

El Tribunal de Defensa de la Competencia ha sancionado a Telefónica con una multa de 900.000 euros al considerar acreditado que el ex monopolio propició un trato de favor hacia su filial Data en el lanzamiento de los servicios de acceso a Internet con la tecnología ADSL en 1999. Con esta sanción son ya 18,33 millones de euros los que Telefónica debe pagar al Estado por infringir la libre competencia con su actuación antes y después de la privatización total de la compañía, en 1997.

El expediente publicado ayer hace referencia al lanzamiento de la oferta mayorista de ADSL de Telefónica de España, que por ley era la empresa obligada a suministrar a las operadoras españolas esta tecnología de acceso a Internet a alta velocidad. Sin embargo, y según considera probado el tribunal, el ex monopolio no ofreció a todos los competidores las mismas posibilidades, sino que favoreció a Telefónica Data para que esta filial del grupo fuera la primera en dar a los clientes finales esta nueva tecnología.

Las investigaciones se iniciaron a raíz de la denuncia de la Asociación de Internautas y han terminado, casi tres años después y cuando Telefónica de España ya está habilitada a dar ADSL a clientes finales, con sanción.

El tribunal que preside Gonzalo Solana no sólo ha constatado que Telefónica 'privilegió temporalmente' a Data en el acceso a las pruebas técnicas y a la información necesaria para dar el servicio, sino que asegura que en el contrato de este servicio se incluyeron 'cláusulas contrarias a la normativa vigente' que podrían 'injustificadamente inducir' a que los clientes prefiriesen este servicio al presentado por sus competidores en el mercado de servicios de acceso a Internet.

Pruebas concluyentes

En sus alegaciones, el ex monopolio apeló a la falta de 'pruebas concluyentes' de trato discriminatorio, pero el tribunal no lo tiene tan claro. Esta institución acusa a la operadora de retrasos 'injustificados y arbitrarios' a la hora de presentar el servicio mayorista de ADSL al resto de los competidores del mercado, que dieron una ventaja de, al menos, un mes a Telefónica Data.

Por todo ello, el TDC considera que Telefónica de España 'abusó de su posición monopolística de la red de telefonía fija', faltando a la neutralidad frente a los competidores en el mercado del ADSL al conceder a Data una 'ventaja temporal' en la provisión de acceso al bucle local. Este trato discriminatorio supone, según este organismo, un abuso en sí mismo, con independencia de que la ventaja obtenida en Telefónica Data 'tuviera o no influencia en la enorme cuota de mercado' que acabaría ostentando la compañía.

æpermil;ste es, precisamente, uno de los argumentos en los que se basó ayer Telefónica para considerar injustificada la sanción y para anunciar que recurrirá a la Audiencia Nacional, como ha hecho con todas las multas precedentes, según informa Europa Press.

Fuentes de la operadora destacan que el propio Tribunal de Defensa de la Competencia considera, en su resolución, que las prácticas denunciadas no habían supuesto 'efecto restrictivo alguno sobre la competencia'.

Además, Telefónica insiste, en línea con el texto de la resolución, que el comportamiento de las operadoras competidoras hubiera sido el mismo, independientemente de que su actuación y la de Telefónica Data hubiera sido diferente. Así, considera que el crecimiento del mercado hubiera sido el mismo fuera cual fuera la actuación del ex monopolio en el momento de lanzar el servicio mayorista ADSL.

Una historia plagada de desencuentros

La trayectoria de Telefónica durante los últimos 10 años ha sido la historia de un desencuentro casi constante con el Tribunal de Defensa de la Competencia. Ya en octubre de 1993, cuatro años antes de que el mercado se abriera a los competidores, la operadora fue multada por abuso de posición de dominio. A partir de ahí se abrió la veda y Telefónica batió su propio récord, multa tras multa. En 1996 recibió la que era la mayor sanción del TDC impuesta a una sola empresa. En 1998 se superó a sí misma y en 2000 volvió a hacerlo. En total, la compañía acumula 18,33 millones de euros en sanciones del tribunal. La nueva multa es, además, la primera que recibe Telefónica durante la presidencia de César Alierta, aunque los hechos se produjeron bajo el mandato de Juan Villalonga.