Impuesto

La cadena de hoteles Riu recurre la 'ecotasa' ante los tribunales

"La cadena es firme partidaria de la defensa del medio ambiente y aplica desde hace años medidas en este sentido, como ahorro de consumo de agua y energía, evitación de plásticos o reutilización de materiales", explicaron las fuentes, que matizaron que, sin embargo, Riu disiente sobre la conveniencia de la 'ecotasa' y la manera en que se ha implantado en el Archipiélago balear.

Los 16 establecimientos de Riu en Baleares (15 en Mallorca y 1 en Formentera) iniciaron ayer el cobro del impuesto. Según indicaron fuentes de la cadena, "los clientes son informados por escrito de la entrada en vigor del impuesto y de la obligación de la cadena de proceder a su cobro. Por iniciativa de la empresa se entrega a los clientes un bono canjeable por consumiciones de bebidas en el hotel o productos de merchandising en igual cuantía que el tributo abonado, que a su vez depende del número de días de la estancia".

Por su parte, el cliente cede al hotel, mediante la firma de un escrito, la autorización para impugnar el impuesto y solicitar las oportunas devoluciones para el caso de que los tribunales de Justicia consideren en el futuro que el tributo no es conforme a derecho.

Riu Hotels tiene 96 hoteles en 10 países y 12.500 empleados. En Baleares, la oferta alojativa de la cadena supera las 4.000 habitaciones.

Este impuesto autonómico es el primero de estas características que se aprueba en España y consiste en el cobro de un euro diario de media a todos los turistas mayores de 12 años que pernocten en establecimientos turísticos (camping, apartamentos, casas rurales u hoteles) de la Comunidad balear, que es visitada anualmente por una media de 10 millones de turistas.

Según las estimaciones del Ejecutivo autonómico, la 'ecotasa' proporcionaría unos ingresos anuales de entre 60 y 75 millones de euros, el doble de lo que percibe por tributos propios, lo que permitiría "afrontar la falta de recursos necesarios para paliar el deterioro medioambiental que supone la actividad turística a gran escala y abordar con urgencia el dimensionamiento de las infraestructuras básicas que exige un desarrollo sostenible", según recoge el texto de la Ley.

Por su parte, los hoteleros aseguran que la aplicación del nuevo impuesto reducirá un 5 por ciento la demanda de estancias diarias de turistas en las Islas y algunos han decidido emitir unos bonos gratuitos con los que los huéspedes de sus hoteles podrán beneficiarse de servicios por valor de la 'ecotasa'.