Vuelta atrás en el gobierno de las empresas

Una nueva época de reformas amanece en la empresa americana. Encendida por una revuelta popular entre la clase inversora y conducida por una Administración republicana en un sorprendente intento de cambio, este movimiento pretende restaurar los valores americanos de igualdad y responsabilidad en la práctica de los grandes negocios en Estados Unidos. Debido a que el impulso a la reforma procede del centro y de la derecha (...) la demanda de cambio se hace más potente. La magnitud de este movimiento ha sido infravalorado por muchos responsables ejecutivos. Fallaron al ver que las investigaciones y los conflictos de intereses (...) han creado una brecha en la confianza existente entre el público y los líderes empresariales (...). La rebelión está devolviendo la honestidad al paisaje financiero. En materia política y reguladora, el progreso es más lento. Es posible que sea necesario legislar, pero al final la vergüenza puede ser el mejor método para restaurar la reputación de la empresa americana. El presidente, un hombre con un máster en Harvard, y el secretario del Tesoro, Paul H. O'Neill, han usado ambos el púlpito para presionar en aras de una mayor responsabilidad personal en el espectáculo de las empresas. Han alentado la acción de la Comisión de Seguridad y del Departamento de Justicia para que hagan públicos los ejemplos de los comportamientos más atroces. La esencia del liderazgo es (...) compartir los riesgos y mantener la unidad del grupo. En algún lugar y en algún momento, muchos responsables empresariales han olvidado esta eterna verdad. Ha llegado la hora de aprenderla de nuevo.