Medio Ambiente

Rimacor gestionará los residuos de la industria andaluza del mueble

Rimacor, una sociedad controlada por un centenar de fabricantes de muebles de Lucena (Córdoba), gestionará los residuos de la industria maderera andaluza a través de dos plantas de tratamiento, que se prevé que arranquen antes del verano. A largo plazo, pretende unirse a empresas similares de las comunidades de Murcia y Valencia para mejorar la recogida y gestión de estos residuos.

La empresa cordobesa Rimacor, creada hace dos años por la industria del mueble de Lucena (Córdoba), donde se concentra el mayor núcleo de actividad del sector en Andalucía, está a punto de abrir dos plantas de tratamiento en las localidades cordobesas de Lucena y Villa del Río. Con ellas pretende dar servicio a todo el sector andaluz del mueble y la madera. Más de un centenar de empresas andaluzas, la mayoría de Lucena, participan en la iniciativa.

Rimacor gestionó el año pasado 400.000 kilogramos de residuos del mueble en Lucena. Con las dos plantas, que tienen una inversión inicial de 1,1 millones de euros y que empezarán a operar antes del verano, la empresa contará con una capacidad conjunta de 2.400 toneladas. La Junta Andaluza estima que la industria maderera de la región genera alrededor de 2.000 toneladas de residuos anuales, sobre un total de 7.450 toneladas en toda España.

En principio, las plantas sólo darán un primer tratamiento a los restos sólidos (trituración de envases, maderas y cartones) y su labor principal será la clasificación de residuos (pinturas, disolventes y otros desechos industriales) para después remitirlos a una planta de Egmasa (propiedad de la Junta de Andalucía), que se encargará de su reutilización.

Egmasa participa también en Rimacor, con un 20% de su capital, junto a otras instituciones públicas cordobesas. Pero el gerente de Rimacor, Juan Pablo Durán, afirma: 'En los próximos dos o tres años iremos implantando procesos para tratar nosotros directamente todos los residuos'. La sociedad pretende también implantar un sello de calidad que distinga a los productos cuyas empresas se preocupen de almacenar los residuos, para así fomentar su colaboración en la gestión de los desechos.

Rimacor ha empezado a trabajar conjuntamente con Rimasa y Madema, sociedades creadas, respectivamente, por los sectores del mueble de Valencia y Murcia, para ofrecer a largo plazo servicios conjuntos y especializados en esas tres comunidades.

Un sector que desecha mucho más que madera

La industria maderera española recoge cada año 450 toneladas de restos de madera, que se trituran para que los aprovechen las fábricas de tablero aglomerado. Pero, además de estos desechos inertes, el sector produce 7.000 toneladas de residuos contaminantes o peligrosos, como envases metálicos, barnices, pinturas, colas y maderas impregnadas de estos productos químicos, que deben tratarse en plantas de descontaminación. La Confederación Española de Empresarios de la Madera (Confemadera) y la Empresa para la Gestión de Residuos Industriales (Emgrisa) han suscrito un convenio para mejorar la gestión de estos residuos. El ejemplo en la recogida es Castilla-La Mancha (donde más implantación tiene la industria maderera, junto con Murcia, Andalucía y la Comunidad Valenciana), donde existe un sistema logístico que presta servicio a las empresas a través de un sistema consensuado entre los empresarios y la propia patronal.