Cierre de Nueva York

Wall Street cierra a la baja por la tensión en Oriente Medio y la caída de las tecnológicas

Según datos preliminares disponibles al cierre, el Dow Jones bajó 47,95 puntos, equivalentes al -0,46%, hasta las 10.314,75 unidades, después de perder 41 enteros el lunes. El mercado Nasdaq cayó 57,66 puntos, equivalentes al -3,10%, hasta los 1.804,96 unidades, después del alza de 17 puntos de ayer.

El S&P 500 descendió 9,78 puntos (o un -0,85%), hasta las 1.136,76 unidades. Por su parte, el NYSE también se sumó a la tendencia a la baja y se dejó 2,06 puntos (o un -0,34%) hasta las 596,32 unidades.

El volumen de negocios fue de 1.173 millones de acciones, y de las empresas cuyos títulos cambiaron de manos, 1.503 subieron, 1.656 bajaron y 189 se mantuvieron sin cambios. En el mercado de bonos, los títulos del Tesoro a 10 años subieron de precio y su tasa, que se mueve en sentido inverso al valor, bajó al 5,35% frente al 5,43% con que había cerrado el lunes.

En la sesión de hoy la atención de los inversores se volvió una vez más a la tensa situación en Oriente Medio, donde tropas israelíes realizaron una nueva ofensiva contra el recinto en que permanece sitiado el líder palestino Yaser Arafat. El primer ministro israelí, Ariel Sharón, ofreció a Arafat salir del lugar en un helicóptero que lo lleve al exilio, oferta que fue rechazada de plano por los palestinos.

Los analistas temen que algunos países árabes puedan decidir utilizar el petróleo como una herramienta de presión contra los EEUU, el principal aliado de Israel, lo que hizo que el precio del crudo en Nueva York subiera 0,83 dólares o un 3,09% hasta los 27,71 dólares por barril. El incremento del precio del combustible afecta a las previsiones de recuperación de la economía y de ganancias de las empresas y, por ello, las acciones de sectores tradicionales volvieron a caer hoy.

Junto a las malas perspectivas en el plano internacional y el alza del petróleo, en los EEUU las empresas tecnológicas sufrieron además por las malas perspectivas de ganancias del fabricante de programas de ordenadores PeopleSoft y la rebaja en las perspectivas de beneficios de una serie de compañías del sector de parte de la firma de inversores Goldman Sachs.