'Caso Gescartera'

Camacho afirma que los altos intereses causaron la quiebra de Gescartera

El propietario de Gescartera, Antonio Camacho, aseguró ayer que buena parte de las pérdidas de dinero que tuvo esta agencia se debió a los altos intereses, el 300% en algunos casos, que pagó por el capital que le prestaron los accionistas de Asesores 2000 Roberto Santos y Jesús Carrillo.

Fuentes jurídicas aseguraron, al término de la declaración, que el principal acusado del caso Gescartera también confesó haberse gastado con su tarjeta de crédito 2,14 millones de euros (356 millones de pesetas) a cargo de la cuenta de los clientes, así como haber enviado regalos en navidad a los empleados de la CNMV, con los que trataba habitualmente.

Mientras prestaba declaración Camacho, que deberá continuar el próximo martes, pues ayer sólo contestó a la juez y a la fiscal, acudió a la Audiencia la presidenta de Gescartera, Pilar Giménez-Reyna, que tuvo que comparecer a firmar por primera vez tras su salida de prisión el pasado miércoles.

Tras su puesta en libertad y la de Julio Rodríguez Gil, propietario de Hari 2000, que ayer salió de prisión tras abonar una fianza de 601.000 euros (100 millones de pesetas), sólo quedará Camacho en prisión preventiva por este caso.

El principal imputado reiteró que no hay dinero de los clientes de Gescartera fuera de España e insistió en que todos los fondos se han perdido por una mala gestión, por las pérdidas en Bolsa y por los altos intereses que han pagado a quienes le financiaron cuando la situación de la agencia era crítica.