REPæscaron;BLICA CHECA

Grupo Antolín

Con una cifra de negocio de 730 millones de euros en 2000, un crecimiento del 30% respecto al ejercicio precedente y 6.700 empleados, 465 en la República Checa, donde se instaló en 1993, el Grupo Antolín es líder en la concepción y producción de componentes y módulos de interior del habitáculo del automóvil. Las ventas del grupo fuera de España alcanzan el 66% de su producción.

Los orígenes del grupo se remontan a la década de los años cincuenta con la primera compañía fundada por la familia Antolín en Burgos, dedicada a la producción de rótulas de dirección y suspensión para el entonces incipiente sector del automóvil español.

A partir de 1967 comienza su estrategia de diversificación de productos con la creación de empresas destinadas a la fabricación de asientos, paneles de puerta, guarnecidos de techo y mecanismos de puerta para automóviles. En 1985 nace el Grupo Antolín, que aglutina a todas las divisiones bajo un mismo nombre y marca, con el fin de gestionar, coordinar y consolidar las actividades de las empresas en constante crecimiento.

En los años noventa, inicia un ambicioso proceso de internacionalización, estableciendo plantas productivas en los mercados más importantes del mundo. Es así como el grupo se establece con 46 plantas y 13 oficinas técnico-comerciales, situadas en los principales centros de decisión de la industria del automóvil. Adaptándose a las exigencias de un sector en constante evolución, el grupo ha logrado implantarse en 18 países.

En la actualidad, sus principales clientes son los grandes grupos del sector (como BMW, DaimlerChrysler, Ford Motor Company, General Motors, Hyundai, PSA, Renault-Nissan, Grupo Volkswagen y Toyota.

En su producción, el Grupo Antolín ha marcado una nueva filosofía ligada a la idea de que la funcionalidad sea la características más apreciada de la pieza. Actualmente distribuye suministros completos para el techo (guarnecido de techo, pilares, bandejas, accesorios: parasoles, empuñaduras, lámparas, cableado, etc...), para la puerta (panel de puerta; mecanismos: elevalunas, cerraduras; componentes eléctricos y electrónicos, y otros accesorios) o para el asiento (asientos, fundas, armaduras, cerraduras de respaldo trasero).

El Grupo Antolín ofrece su característica de full service supplier (proveedor de servicio completo) a todos sus clientes, tomando la responsabilidad total de su producto desde su diseño hasta la medición de la satisfacción del cliente final tanto para piezas simples como para sistemas o funciones completas.

Gracias a su oferta de tecnología de vanguardia, en cuyo desarrollo y mejora trabaja de forma permanente, el Grupo Antolín se ha situado a la vanguardia en cuanto a revestimientos de techo. A la inmejorable relación calidad-precio de la tecnología Glasutec®, el Grupo Antolín añade otras ventajas frente a otros fabricantes: los sistemas modulares de montaje rápido incorporan sobre el revestimiento todos los accesorios necesarios para instalación sobre el techo del vehículo, reduciendo su montaje en cadena a una sola operación y optimizando así el tiempo y costo del proceso del cliente.

La compañía hace uso extensivo de las técnicas de simulación avanzada en la concepción y desarrollo de todos sus productos. Las herramientas de CAD combinadas adecuadamente con la simulación de procesos y el cálculo numérico permiten la reducción sustancial del tiempo y coste de desarrollo de nuevos productos, consiguiendo a su vez mayores índices de seguridad y fiabilidad.

El resultado del grupo en 2000 fue de 22 millones de euros y la inversión realizada alcanzó los 108 millones de euros, un 62% más que en el ejercicio anterior.

Bagaje internacional

El grupo Irausa-Antolín es uno de las compañías de componentes más atrevidas a la hora de acometer una aventura en el extranjero. Así realizó un primer proceso de expansión en 1993 en Latinoamérica, donde se implantó en Estados Unidos, México, Brasil, Colombia o Argentina y fue la primera empresa española de su segmento que se instaló en Inglaterra. Concretamente, Irausa-Antolín firmó en 1998 un acuerdo para la inversión de 17 millones de euros para la construcción de un planta en el condado de Kent, que empezó a funcionar en 2000 y da empleo a 230 personas. Otra incursión importante en el mercado europeo se rubricó a principios de ese mismo año con la adquisición de una fábrica de parasoles al grupo francés Meritor, a la que se destinaron unas inversiones de 30 millones de euros para su puesta en marcha definitiva. Irausa-Antolín ya había comprado con anterioridad otras dos empresas de componentes en Francia.