La tasa del nuevo móvil subirá un 5% al año hasta 2005, según Birulés

La tasa por el uso del espectro radioeléctrico se mantendrá en 40.000 millones de pesetas (240,40 millones de euros) hasta 2005, aunque con un incremento anual del 5% para los operadores de telefonía móvil y de acceso radio (LMDS) y un 2% para el resto de actividades que emplean el espectro, según la ministra de Ciencia y Tecnología, Anna Birulés.

La ministra señaló que este cambio ya ha sido notificado a la Comisión Europea y que con él se pretende adecuar el valor del espectro a su nuevo valor de mercado y darle una "cobertura temporal de cuatro años".

La tasa ha quedado fijada para 2002 en 40.000 millones de pesetas (240,40 millones de euros), un 75% menos que la de 2001, fijada en 160.000 millones de pesetas (961,62 millones de euros), que despertó las críticas del sector.

Por lo que respecta a la posibilidad de que los operadores de telefonía móvil de tercera generación (UMTS) compartan redes, como en otros países europeos, Birulés asegura que la "legislación permite compartir infraestructuras", siempre que las empresas "cum-plan las obligaciones a las que se comprometieron en el concurso".

Por otra parte, la titular de Ciencia y Tecnología señaló que el Gobierno ya ha respondido a las solicitudes de mayor espectro que las tres operadoras de GSM, Telefónica Móviles, Vodafone (Airtel) y Amena, realizaron este año. Sin embargo, las compañías afirman que deben recibir otros 10 Mhz adicionales antes del 31 de diciembre de 2002. Además, Birulés explicó que una vez comprobado el retraso del UMTS, y con el desarrollo de GPRS, la llamada generación 2,5, las operadoras podrán solicitar más espectro "en la medida que GPRS se vaya desarrollando".

Tres años de liberalización

Al cumplirse tres años de la liberalización de las telecomunicaciones en España, Birulés estimó que el "resultado para los ciudadanos y las empresas ha sido muy alto", aunque reconoció que quedan temas pendientes y aún hay que "continuar fortaleciendo la competencia y que vayan apareciendo nuevos servicios".

Birulés considera que España no estará entre los 11 países a los que la CE planea expedientar por no abrir suficientemente a la competencia el bucle local de abonado. Explicó que España presionó en el Consejo de Telecomunicaciones "para que la apertura del bucle se hiciera el 1 de enero de 2001".