BellSouth decide eliminar 3.000 puestos de trabajo de directivos para reducir costes

El beneficio neto cayó a siete millones de dólares (1.290,8 millones de pesetas u ocho millones de euros), frente a los 1.040 millones de dólares (1.154 millones de euros) de beneficio del mismo periodo del año anterior.

BellSouth, uno de los principales operadores de telefonía del sur de Estados Unidos, eliminará 3.000 empleos, básicamente de cargos directivos, tras haber registrado un descenso del 99% en sus beneficios trimestrales. La fuerte caída del resultado está motivada, principalmente, por las provisiones que ha tenido que realizar la compañía por la pérdida de valor de algunas inversiones.

El beneficio neto cayó a siete millones de dólares (1.290,8 millones de pesetas u ocho millones de euros), frente a los 1.040 millones de dólares (1.154 millones de euros) de beneficio del mismo periodo del año anterior. Las ventas han caído un 12%, hasta 6.000 millones de dólares (6.660 millones de euros).

El recorte de empleo afecta al 2,9% de la plantilla de BellSouth. Fundamentalmente se realizará en puestos directivos en la zona de Atlanta y se concretará a lo largo de 12 meses, según un portavoz de la compañía. La medida tiene como objetivo reducir gastos y tendrá un coste en los resultados del cuarto trimestre de entre 170 millones y 200 millones de dólares (entre 189 y 222 millones de euros).

BellSouth redujo sus previsiones de resultados para este ejercicio. Las ventas, para las que se estimaba inicialmente un crecimiento de entre el 9% y el 11%, sólo crecerán un 8%.

Los recortes en BellSouth siguen a los anunciados el miércoles por Sprint, la tercera telefónica de larga distancia de Estados Unidos, que anunció que prescindirá de 6.000 trabajadores (el 7% de la plantilla) después de dar a conocer que unos resultados trimestrales mucho peores de los previstos inicialmente.

En el caso de Sprint, la provisión a realizar en el cuarto trimestre una provisión de 2.000 millones de dólares para cubrir el abandono del proyecto ION y el recorte de empleos. El proyecto ION, de Internet a alta velocidad, permitía a los clientes realizar llamadas, enviar y recibir faxes y navegar por Internet por la misma línea telefónica. La empresa llevaba cinco años con el proyecto.