Bankinter gana un 5,8% más y da por rentabilizada su apuesta por Internet

Bankinter consolidó hasta septiembre la recuperación del crecimiento de sus resultados, conseguida por primera vez en el primer semestre de este ejercicio, desde que en 1999 decidiera transformarse en un banco por Internet. El beneficio creció en los nueve primeros meses un 5,8%, hasta 11.880 millones de pesetas (71,4 millones de euros). El banco da por rentabilizada su apuesta por Internet y se prepara ya para "las siguientes aventuras tecnológicas".

Bankinter no tiene intención de pararse mucho tiempo a saborear los primeros frutos de su apuesta por Internet. Da por cumplidos sus objetivos desde que en 1999 decidiera transformarse en un banco por la Red, considera amortizados en su totalidad los 15.000 millones de pesetas invertidos y se prepara ya para "las siguientes aventuras tecnológicas", con la confianza de que le proporcionarán nuevas vías de negocio.

En su carrera por la innovación, un nuevo canal, el teléfono móvil, se convierte en la nueva meta. El grupo sigue dispuesto a desarrollar al máximo todas las posibilidades de las nuevas tecnologías, convencido de que el canal tradicional de las oficinas, en el que basan su estrategia entidades como el Banco Popular, no es el futuro del sector. "Ya hemos pasado a la orilla de la nueva economía y nos preparamos para las siguientes aventuras tecnológicas. æpermil;sta es nuestra apuesta para crear un valor de futuro para el accionista", manifestó ayer el consejero delegado, Juan Arena, durante la presentación de resultados.

Los inversores recibieron ayer con frialdad los resultados y planes de Bankinter, con una caída de la acción del 0,51%, en todo caso menor que la del Ibex.

Arena dedicó buena parte de su presentación a ofrecer datos con los que corroborar que su apuesta por Internet ha sido un acierto, a pesar de que durante muchos trimestres pasó factura a los beneficios del grupo y a su cotización en Bolsa.

El banco ha doblado en dos años el número de transacciones. El 43% se hacen ya a través de la Red, frente al 34% en las oficinas. Internet se ha convertido en el primer canal de captación de clientes y de los 125.073 nuevos, un 25% más que el año anterior, el 48% ha llegado a través del ciberespacio. Además, el negocio de los clientes de la oficina de Internet (el equivalente a lo que puede ser Patagon o Uno-e) ha entrado en beneficios por primera vez en este tercer trimestre.

El grupo consiguió en los nueve primeros meses consolidar la tímida recuperación del crecimiento de los beneficios que se produjo hasta junio. El beneficio neto atribuido ascendió hasta septiembre a 11.780 millones de pesetas (71,40 millones de euros), un 5,83% más que en el mismo periodo del año anterior, con crecimientos considerables en los márgenes.

El resultado podría haber sido más lucido de no ser por la provisión estadística impuesta por el Banco de España. Sin contar este efecto, el beneficio hubiese crecido un 17,8%, en vez del 5,8%. De hecho, la entidad se siente más castigada que la media del sector por estas provisiones. Y es que de cada 100 pesetas que gana el banco, 47 pesetas se destinan a provisiones (genéricas, específicas y estadísticas), frente a 25 de media en el resto. Pero de cada 100 unidades que se detraen del beneficio sólo se utilizan 16,8, ya que cuentan con una de las tasas de morosidad más bajas de toda la banca europea.

La cifra de morosos asciende a 54,15 millones de euros, equivalente al 0,29% de la inversión crediticia y el índice de cobertura llega al 381,4%, ratios que, a juicio de Arena, chocan con el esfuerzo regulatorio al que se ve sometida la entidad.

Arena espera que antes de que acabe el año el Banco de España reconsidere el caso particular de Bankinter y suavice el impacto de dicha provisión en la cuenta de resultados. En el trimestre, ese impacto se cifró en 29,17 millones de euros.

Los responsables de Bankinter dicen no estar excesivamente preocupados por el efecto de la desaceleración económica en la cuenta de resultados de éste y el año que viene, aunque asumen cierta desaceleración de la actividad Hasta septiembre ésta se mostró vigorosa, con crecimientos del crédito del 22,8%, casi el doble que la media.

En principio, los menores ingresos previstos se tratarán de compensar con menos gasto, sin que haya intención alguna de competir en precios. De momento, las inversiones en Internet sobre el total de costes de transformación del banco han pasado del 20,8% que representaron en el 2000 al 13,6% a septiembre de 2001 y este porcentaje puede seguir disminuyendo después de que ya se haya desembolsado el grueso del gasto para conseguir la migración del banco a Internet. En todo caso, cuentan con una holgura suficiente de recursos propios para afrontar nuevas inversiones.