Ericsson no prevé que el mercado se recupere hasta entrado 2002

Kurt Hellström, primer ejecutivo de Ericsson, el mayor fabricante mundial de equipos de telecomunicaciones, se mostró ayer poco optimista ante las perspectivas de futuro y señaló que el crecimiento en el mercado de telecomunicaciones móviles mantendrá un crecimiento plano o moderado hasta bien entrado el primer trimestre de 2002. "Nadie nos puede decir cuándo pasará este bache", afirmó Hellström.

La crisis de Ericsson ya le ha costado su puesto de trabajo a 10.400 empleados y 5.800 consultores y personal con contratos temporales, a los que a lo largo del año se sumarán otros 10.000.

"Pretendemos adaptarnos lo más rápido posible a las nuevas condiciones del mercado", explicaba Hellström. Ericsson habrá conseguido un ahorro de 6.000 millones de coronas suecas (104.940 millones de pesetas) a finales de este año gracias a los fuertes planes de reajuste puestos en marcha desde el mes de abril. La compañía dijo que prevé superar los números rojos a principios de 2002, gracias al ahorro logrado, que para esas fechas sumará un total de 23.000 millones de coronas suecas (402.270 millones de pesetas). Los objetivos principales a largo plazo son alcanzar un margen operativo del 10% y recuperar el ritmo de crecimiento de las ventas del 20%. Ericsson firmó el 28 de agosto una alianza con Sony que arranca su actividad con un capital de 560 millones de euros y sede en Londres. "La nueva compañía será rentable desde el principio, todo un reto en las actuales circunstancias".