El PP exige aplazar la investigación de las responsabilidades políticas

El Ministerio de Economía quiere dar a la comisión parlamentaria de investigación del caso Gescartera un enfoque técnico más que político, que obligaría a los diputados a trabajar en paralelo a las indagaciones judiciales. Así lo demuestra la intención del PP de llamar primero a declarar a los responsables de la sociedad de Bolsa y de la firma auditora, dejando para dentro de dos meses las explicaciones de los ministros de Economía y Hacienda.

El PP ha dividido en cinco grupos a los comparecientes que pretende hacer desfilar por la comisión de investigación. En primer lugar quiere escuchar las explicaciones del máximo responsable de Gescartera, Rafael Antonio Camacho, actualmente en prisión, así como de su director general, Jaime Morey, y de su presidenta, Pilar Giménez-Reyna. Se trata, en palabras del portavoz de Economía del Grupo Popular, Vicente Martínez Pujalte, de "que los responsables de la estafa detallen cómo operaban".

El partido del Gobierno quiere ver desfilar más tarde por la comisión de investigación a un representante de la auditora Deloitte & Touche, que concluyó sin salvedades el examen de las cuentas de la sociedad de Bolsa. El PP incorpora también en este grupo de comparecientes a los representantes de las entidades bancarias cuyos certificados han podido ser falsificados, así como a las empresas privadas que han sido relacionadas con el caso, entre ellas Asesores 2000.

Para un tercer bloque de comparecencias se reserva a los clientes públicos y privados afectados por la presunta estafa, con el fin de conocer quién les llevó a confiar su dinero a Gescartera y quién les avisó, en algunos casos, de que debían desinvertir.

El Gobierno, para el final

En la recta final del trabajo parlamentario le tocaría el turno, según los planes del PP, a los ex presidentes de la Comisión Nacional del Mercado de Valores Luis Carlos Croissier y Juan Fernández Armesto, así como a su actual presidenta, Pilar Valiente. Para coronar las comparecencias los populares tienen reservado un lugar de honor al ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, y al vicepresidente segundo y ministro de Economía, Rodrigo Rato.

La estrategia del Gobierno, coordinada con su grupo parlamentario, obedece a la intención de diluir y, en todo caso, aplazar hasta el final la investigación sobre las implicaciones políticas, lo que llevaría a los diputados a escudriñar durante casi dos meses los aspectos más técnicos del caso Gescartera, en paralelo a las pesquisas judiciales que está a punto de reiniciar la juez Teresa Palacios.

El propósito del PSOE y de Izquierda Unida es el contrario. Ambas fuerzas políticas consideran que el primero que debe ofrecer explicaciones sobre "las conexiones políticas y familiares" del caso es el propio Gobierno.

Según Martínez Pujalte, el PP concibe la comisión de investigación como "un aviso a los mercados financieros de que con el actual Gobierno se descubren las irregularidades y se paga por ello".

 

Trabajo reclama a Fundación ONCE una explicación

El Ministerio de Trabajo ha requerido a la Fundación ONCE que aclare cómo puede estar en duda la existencia de su participación del 10% en Gescartera Dinero cuando sus cuentas anuales del año pasado, auditadas y presentadas en la Administración, certifican esta inversión.

Según confirmaron a Efe fuentes de Trabajo, desde el departamento de Asuntos Sociales se ha requerido toda la documentación pertinente a la Fundación ONCE para que aclaren estos extremos y precisaron que si de la misma se deduce alguna responsabilidad, emprenderán las acciones administrativas y judiciales oportunas.

Asimismo, confirmaron que las cuentas anuales de la Fundación ONCE de 2000 están auditadas por Arthur Andersen "sin ninguna salvedad".

Por su parte, el ministro de Trabajo, Juan Carlos Aparicio, manifestó ayer, en declaraciones a Radio Nacional, que la labor de la ONCE, como está previsto en sus estatutos, "no es tanto la rentabilidad automática y directa del dinero, sino la creación de empleo para personas con discapacidad".

No obstante, recordó que en la Fundación ONCE "hay montones de organizaciones que están haciendo bien su trabajo a golpe de horandez y tomando sus decisiones de manera muy correcta".