Bancos y cajas de ahorros amplían un 133% la red de cajeros desde 1992

La etapa de expansión que han experimentado los cajeros automáticos durante la pasada década ha hecho que su número haya crecido en España un 133% desde 1992, hasta alcanzar un total de casi 43.500 unidades instaladas. Las entidades financieras siguen apostando por estas máquinas y durante el año pasado pusieron en funcionamiento 3.893 nuevos cajeros, lo que supone un crecimiento del 9,8%.

Las entidades financieras apostaron durante la pasada década por llenar las calles de cajeros automáticos. La cifra de máquinas instaladas creció en 24.843 unidades desde 1992, hasta totalizar 43.476 en la actualidad. Es decir, a diciembre de 2000 había en España un 133% más de cajeros automáticos que nueve años antes.

Las cajas de ahorros se han mostrado más activas en este servicio y son las dueñas de un 57,% del total de máquinas. Los bancos acortan distancias, aunque lentamente: su red casi se ha triplicado desde 1992; en este tiempo, la red de las cajas sólo se duplicó. De hecho, los bancos han instalado 287 cajeros menos que las cajas desde 1992.

En el último año, las cajas han moderado la implantación de máquinas. De una tasa de crecimiento del 8,8% registrada en 1999, estas entidades han pasado a instalar 1.455 cajeros en 2000, un 6,2% más. Los bancos pusieron en marcha 2.438 cajeros, un 15% más que el año anterior. El ritmo de expansión de los cajeros en el sistema financiero español ha bajado algo desde 1997, año en el que creció un 16,2%. No obstante, las entidades siguen apostando por este servicio, y en 2000 se instalaron 3.893 nuevas máquinas, lo que supone un incremento del 9,8% con respecto al año anterior.

Según fuentes de las entidades, los bancos invierten en cajeros porque descargan de trabajo a las sucursales y suponen un servicio añadido para el cliente.

Un servicio que tiene una gran aceptación: el 70% del dinero que se pone en circulación actualmente proviene precisamente de los cajeros.

Pero, sobre todo, los bancos y cajas han acometido la instalación de casi 25.000 en nueve años porque éstos suponen una fuente de ingresos. Según datos del Sistema 4B, del que forman parte BSCH, Banco Popular y Banco Pastor, en 2000 se realizaron unas 74 millones de operaciones de extracción de dinero, que en total sumarían poco menos de 40.000 millones de pesetas (6,6 millones de euros).

Estas cifras han sido objeto de discrepancia entre las entidades financieras y las asociaciones de usuarios. Estas organizaciones aseguran que el negocio de los cajeros reporta a los bancos unos 300.000 millones (1.803 millones de euros) anuales. Las entidades y las sociedades de medios de pago rechazaron esta cifra y la rebajaron a apenas un 10%.