Endesa destina casi medio billón a mejorar la distribución hasta 2005

Endesa invertirá 485.242 millones de pesetas (2.916 millones de euros) en el periodo 2001-2005 para mejorar su red de transporte y distribución. Este año la inversión ha aumentado un 12,5% respecto al anterior, un esfuerzo que será incluso más notable en los próximos cuatro años. En esta partida también se incluye el aumento de su capacidad de generación eléctrica en 1.823 megavatios, con la puesta en marcha de cinco nuevas centrales de ciclo combinado antes de 2004.

Mejorar la calidad de la red eléctrica para responder al incremento de la demanda de suministro eléctrico en sus mercados es la razón que esgrime Endesa para aumentar en un 14% sus inversiones en transporte y distribución entre 2002 y 2005, lo que supone una dotación de 95.616 millones de pesetas (574,6 millones de euros) en cada ejercicio. En el periodo 1998-2001, la inversión promedio anual en esta línea de negocio se situó en 83,878 millones de pesetas (504 millones de euros).

Este esfuerzo inversor ya se ha notado durante este año, porque la compañía presidida por Rodolfo Martín Villa ha destinado 102.957 millones pesetas (618,8 millones de euros) a mejoras en el transporte y distribución de la electricidad, un 12,5% más que el año pasado. El 77% de esta cantidad (78.831 millones de pesetas o 473,8 millones de euros) se dedicará exclusivamente a las líneas de distribución.

La mayor partida del montante total de inversiones para el quinquenio 2001-2005 se destina de hecho a las líneas de distribución. Así, de los 485.242 millones de pesetas (2.916 millones de euros), destinará 340.546 millones de pesetas (2.046 millones de euros) a este negocio. El resto de las partidas se desglosan como sigue: 57.569 millones de pesetas (346 millones de euros), a subestaciones y centros de transformación; 44.036 millones de pesetas (264,6 millones de euros), a líneas de transporte; mientras que los 43.273 millones de pesetas restantes (260 millones de euros) revertirán en otros equipos eléctricos.

Ciclo combinado

Este esfuerzo inversor en infraestructuras de transporte y distribución se suma al que la compañía realiza para incrementar su capacidad de generación, dentro del plan general de desarrollo de la compañía, que prevé la puesta en marcha de 3.200 megavatios adicionales hasta 2007.

Actualmente, Endesa apuesta por las centrales térmicas de ciclo combinado, que utilizan gas natural como combustible y que para generar electricidad emplean la tradicional turbina de vapor y una turbina de gas que aprovecha la energía de los gases de escape de la combustión. Con ello se consiguen rendimientos del orden del 55%, muy superiores al de las plantas convencionales.

Endesa tiene en fase de construcción cuatro centrales de ciclo combinado, en Besós (Barcelona), San Roque (Cádiz), Tarragona y Son Reus (Baleares). A ellas se une la reciente aprobación de una nueva central de este tipo con capacidad para 400 megavatios en el polígono industrial Cristóbal Colón de Huelva, que entrará en servicio en junio de 2004. Juntas, suponen una capacidad de 1.823 megavatios. En el primer semestre del próximo año, Endesa prevé tener ya disponibles 800 megavatios.

 

Los nuevos operadores quieren clientes

Los nuevos comercializadores eléctricos han pedido al Ministerio de Economía que les permita acceder a las bases de clientes de las cuatro grandes compañías del sector (Endesa, Iberdrola, Unión Fenosa e Hidrocantábrico), a fin de introducir una verdadera competencia en el sector. Los nuevos operadores apenas tienen un 0,01% del mercado eléctrico minorista, según la Comisión Nacional de Energía (CNE).

Responsables de varios comercializadores indicaron a Efe que la falta de información sobre los clientes constituye "una barrera de entrada clarísima" y que se debería poder compartir entre todos los operadores, como ocurre en otros países europeos.

Otro de los problemas destacados en el último informe de la CNE al desarrollo de este mercado minorista es la falta de separación efectiva entre las actividades de distribución y comercialización.

Para los nuevos competidores, la situación es de "clara desventaja", ya que en las grandes eléctricas se produce una transferencia de información entre los negocios de generación, distribución y comercialización. Incluso sospechan que realicen transferencias de costes entre estos negocios. También señalan como una barrera el hecho de exigir a un nuevo cliente que instale otro equipo de medida del consumo.