Wall Street premia con una fuerte alza la reorganización de Cisco

El fabricante de equipos para redes de comunicaciones Cisco Systems ha puesto en marcha una reorganización que dejará el grupo dividido en 11 divisiones de negocio. El objetivo, según sus ejecutivos, es evitar la duplicación de funciones y permitir que distintas divisiones compartan los servicios de ingeniería.

Se trata del cambio de estructura más ambicioso de la compañía en los últimos cuatro años. Y se ha saldado de inmediato con la dimisión de Kevin Kennedy, el vicepresidente encargado de la producción de equipos para compañías telefónicas.

El presidente de la compañía, John Chambers, acompañó el anuncio con una nota de prensa en la que dice que han empezado a detectar ¿signos de estabilización¿ en su negocio.

Y este mensaje fue recibido con alborozo por los inversores de Wall Street, que han sufrido pérdidas billonarias con el desplome de las tecnológicas y esperan como agua de mayo cualquier señal de reactivación. La respuesta en el mercado fue inmediata. Las acciones de Cisco ganaron ayer un 8,89% al cierre del mercado (siguen estando, sin embargo, un 80% por debajo de sus máximos históricos). Y el repunte de la compañía arrastró consigo a muchas otras firmas tecnológicas.

Resultados

El fabricante de equipos cerró su cuarto trimestre fiscal con un beneficio de siete millones de dólares. Cifra que representa un desplome del 99% respecto a los 796 millones de dólares ganados en el mismo periodo del año anterior. Además, presentó el primer balance anual con pérdidas en los 11 años que lleva cotizando en Bolsa.

La compañía anunció recientemente que suprimiría 8.500 empleos (un 17% de la plantilla).

Su competidora Lucent Technologies, que a final de año habrá suprimido unos 60.000 empleos, también comunicó a los inversores que su plan de reestructuración le permitirá volver a tener beneficios el año próximo. Sus acciones sumaron ayer una ganancia del 5,56%.