El IPC sube un 0,2% en Francia en julio y sitúa la tasa interanual en el 2,1%

El índice de los precios de consumo (IPC) en Francia bajó un 0,2% en julio y situó su tasa interanual en el 2,1% según los datos divulgados ayer por el Instituto Nacional de Estadística (Insee).

La bajada de los precios en julio se debió a "las rebajas de verano, los precios de la ropa, de los zapatos y de otros productos manufacturados", señala el Insee.

El precio de los productos manufacturados bajó en conjunto un 1,3%0 en julio. La bajada de los productos petroleros -un 3,1% en julio- también contribuyó a contener la inflación, añade el Instituto. Los precios de la energía cayeron globalmente un 1,9%.

La rebaja estacional de los precios de los productos frescos, del 2,3%, menos marcada que el pasado año, también ayudó a mantener estable el IPC interanual. Pero, sin contar los productos frescos, los precios de la alimentación han proseguido al alza, un 0,6%.

El índice de la inflación subyacente (que tiene en cuenta también las tarifas públicas y los productos de precios volátiles) subió, por contra, un 0,3%, y progresó un 1,7% en 12 meses, frente al 1,5% del mes anterior.

En cuanto al IPC armonizado, cayó un 0,2% en julio y colocó la tasa interanual en el 2,2%.

Por otra parte, los precios de producción en Alemania cayeron un 0,5% en julio, mientras que los precios de importación en este país también descendieron un 1,5% en julio, lo que supuso un avance del 1,7% en tasa interanual, la menor desde agosto de 1999.