INTERNACIONAL

El G-8 discute hoy en Génova los conflictos armados, la pobreza y el sistema de defensa

Génova vivió la víspera de la cumbre del G-8 (los siete países más industrializados del mundo más Rusia), que comienza hoy y termina el domingo, con una manifestación de decenas de miles de personas, que recorrieron pacíficamente las calles de la ciudad italiana, infestada de policías y militares. .

En principio convocada en apoyo de los inmigrantes, la participación de distintos grupos, desde defensores del medio ambiente hasta activistas kurdos, convirtió la marcha en un adelanto de las protestas que se espera acompañen la cumbre y que denuncian los efectos negativos de la globalización y la prepotencia de los países ricos frente a los pobres.

La presión de los grupos antiglobalización ha conseguido que los líderes de los países más influyentes del mundo (EE UU, Reino Unido, Francia, Alemania, Italia, Japón, Canadá y Rusia) acudan a la cumbre con temas como la pobreza o el sida en sus agendas. Así lo confirmaron ayer los ministros de Exteriores de los ocho países asistentes, que se reunieron en Roma para preparar las reu-niones. Además de dichos asuntos, que incluyen la condonación de la deuda externa de los países pobres y el fondo contra el sida propuesto por Naciones Unidas, las reuniones se centrarán en la pacificación en Oriente Próximo, las crisis regionales de los Balcanes y la no proliferación de armamentos, con el escudo antimisiles defendido por el presidente de EE UU, George Bush, como telón de fondo.

Algunos participantes adelantaron ayer otros asuntos que serán abordados. Fuentes canadienses aseguraron que se discutirá sobre la evolución de las divisas, aunque señalaron que era improbable que se lanzaran ataques contra la fortaleza del dólar, criticada por frenar el crecimiento.