El PP y el PSOE dejan en el aire el cambio de los cargos institucionales

El PP y el PSOE volvieron a dejar ayer en el aire la renovación del Consejo General del Poder Judicial, el Tribunal de Cuentas, el Tribunal Constitucional y el Banco de España. Si bien en el caso de la primera institución hubo un principio de acuerdo, los populares lo condicionaron anoche a un consenso para cubrir las vacantes en el resto de los organismos.

El diálogo mantenido durante todo el día de ayer entre el Grupo Popular y el Grupo Socialista para renovar parte de los representantes de las cuatro instituciones citadas naufragó anoche en medio de la confusión y los reproches mutuos. El portavoz popular, Luis de Grandes, dio al PSOE un nuevo plazo hasta las dos de la tarde de hoy para que estampe su firma en la documentación presentada en el registro del Congreso que incorpora las listas supuestamente pactadas por ambos partidos para renovar el Consejo General del Poder Judicial, el Tribunal Constitucional y el Tribunal de Cuentas. El portavoz socialista, Jesús Caldera, matizó que da solamente por válida la lista pactada para el órgano de dirección de los jueces. Pero el PP advirtió que en el pleno parlamentario del próximo día 26 o se vota la renovación de las tres instituciones en bloque o no valdrá el principio de acuerdo alcanzado para el Consejo del Poder Judicial.

La tensión creció ayer durante las negociaciones al formalizar el PP el veto a los ex ministros Luis Martínez Noval y Juan Manuel Eguiagaray como consejero del Tribunal de Cuentas y del Banco de España, respectivamente. Unas declaraciones del presidente del Gobierno, José María Aznar, hechas a mediodía en El Escorial, olieron a dinamita entre los negociadores del PSOE. Aznar rechazó las listas "politizadas" que el principal partido de la oposición había presentado. "Es difícil de explicar que alguien que se ha dedicado a controlar al Gobierno en el Parlamento ejerciendo la oposición pase a un órgano institucional en el que controle al Gobierno desde el órgano institucional", dijo el presidente. Había acudido a El Escorial para intervenir en un seminario sobre el centro reformista.

El veto del presidente del Gobierno a ambos ex ministros contrasta con el perfil de algunos candidatos propuestos por su partido para las distintas instituciones. El PSOE hizo anoche hincapié en el magistrado Roberto García Calvo, destinado en el Supremo, de quien Jesús Caldera destacó su labor "como gobernador civil de la dictadura franquista". Ha sido propuesto por el PP para el Tribunal Constitucional. También citó el caso de Ramón Álvarez de Miranda y de Manuel Núñez, ambos con dilatada carrera política a sus espaldas, propuestos por el PP como consejeros del Tribunal de Cuentas. El PSOE considera evidente que el PP emplea una "doble moral" cuando advierte de la resistencia a "politizar" las instituciones.

Para sacar adelante la renovación en estos tres organismos (los consejeros del Banco de España no son nombrados por el Parlamento) se necesita una mayoría de tres quintos, es decir, 210 votos de los 350 con los que cuenta el Congreso. Ello quiere decir que el Gobierno necesitará para ello el concurso del PSOE.

De salir finalmente adelante el principio de acuerdo alcanzado para el Consejo del Poder Judicial, el PP tendría mayoría, con 10 magistrados designados, más el presidente. El PSOE designaría a siete y CiU e IU, a dos. El PNV no tendría opción para elegir a ningún consejero.