Montoro ofrece "plena capacidad normativa" sobre el 30% del IRPF

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, ofreció ayer a los Gobiernos autonómicos plena capacidad normativa sobre el 30% del IRPF, un tercio de la recaudación del IVA y entre el 30% y el 100% de la recaudación de los impuestos especiales. Montoro ha convocado el Consejo de Política Fiscal y Financiera para el 27 de julio.

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, anunció ayer la convocatoria del Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF) el próximo viernes 27 de julio, en el que presentará a las comunidades el modelo de financiación. Según explicó el titular de Hacienda, el Gobierno ha decidido mantener el actual porcentaje de cesión del IRPF, que en 1997 se fijó en el 30%, aunque las comunidades sólo han asumido hasta la fecha el 15%.

La novedad en renta estriba en la posibilidad de que los territorios ejerzan "plena capacidad normativa" sobre la tarifa autonómica "con la condición de que ésta sea progresiva y se mantengan los mismos tramos que en la nacional". En la actualidad, los Gobiernos regionales sólo pueden modificar parcialmente los tipos -cosa que nunca han hecho por el coste político que conlleva-, cambiar el mínimo exento y aprobar deducciones de ámbito personal y familiar. Se fijó un limite del 20% de la cuota, por arriba y por abajo, para evitar variaciones bruscas sobre la recaudación que proporciona la tarifa del Estado. Aunque Montoro no concretó más su oferta, la plena capacidad normativa permitiría, en teoría, aprobar también deducciones de carácter empresarial.

Montoro anunció también que el Ejecutivo se propone ampliar "al máximo" la capacidad de los impuestos cedidos (transmisiones, sucesiones y donaciones, patrimonio y tasas del juego) y ceder la recaudación de la tercera parte del IVA; en el caso de los impuestos especiales, el porcentaje de cesión variará entre un tercio y el 100%. En este capítulo, no hay cortapisas legales para el traspaso de toda la recaudación territorializada, pero el porcentaje de cesión, que previsiblemente variará de una comunidad a otra o será progresivo en el tiempo, dependerá del coste de los servicios que asuma cada Gobierno y de la capacidad recaudatoria de los territorios. Montoro no mencionó la financiación sanitaria, uno de los asuntos más abiertos. La financiación será por habitante, pero aún no se sabe cuánto ponderará esta variable y cuánto el envejecimiento, la dispersión o la renta. Definidas las líneas generales del modelo, en lo que están de acuerdo PP y PSOE, son los porcentajes de cesión, y por tanto, el dinero que cada comunidad recibirá para ejecutar sus servicios, lo que Hacienda pretende discutir bilateralmente con cada Gobierno autónomo, discusión que ha provocado una fisura política en el seno del partido socialista.

El presidente de Castilla-La Mancha, José Bono, dijo ayer que su obligación es apoyar el modelo que más beneficie a los castellano-manchegos y advirtió de que la "complejidad" del Estado autonómico "no permite alineaciones fundamentalistas basadas en principios ideológicos". æpermil;sta es la posición que mantendrá la próxima semana durante la reunión de presidentes autonómicos que Zapatero ha convocado en Madrid para decidir si deja en manos de las comunidades las negociaciones sobre el nuevo modelo, que hasta ahora ha dirigido el secretario de Política Económica, Jordi Sevilla.

Extremadura y Andalucía también han mostrado su disposición a negociar sus ingresos individualmente.