El grupo Esteve compra una fábrica a Glaxo en México para crecer en Estados Unidos

El grupo farmacéutico Esteve ha comprado a la multinacional estadounidense Glaxo Smithkline una planta de principios activos para medicamentos en la región mexicana de Jiupetec.

La operación, realizada a través de Esteve Química, la filial de bases químicas del grupo catalán, ha tenido un coste de 500 millones de pesetas (3,01 millones de euros), y se produce nueve años después de la compra de una primera factoría (Sintenovo).

El grupo farmacéutico catalán prevé potenciar la entrada en el mercado de Estados Unidos con su segunda factoría. Para conseguirlo, ha previsto unas inversiones de 550 millones para duplicar la capacidad de producción de la nueva planta, ubicada en el parque industrial de Civac, en Jiupetec, a 80 kilómetros de la capital mexicana.

La fábrica, que cuenta con una superficie de 19.000 metros cuadrados, mantiene una capacidad de reacción de elementos químicos de 40.000 litros anuales, que prevé duplicar el año próximo. La plantilla sumará las 70 personas en 2002.

Los productos de esta factoría tendrán la autorización de la Food & Drug Administration (FDA), máximo organismo sanitario en EE UU, al igual que la primera factoría de Esteve adquirida en 1992. Este primer centro, situado en Naucalpan de Juárez, está especializado en la producción de varios antiinflamatorios y un antifúngico. Las ventas de Sintenovo durante el año pasado totalizaron los 1.264 millones de pesetas (7,60 millones de euros), de los que exportaron el 53%.

La compañía catalana ha preparado un plan de crecimiento por el que espera facturar 4.000 millones de pesetas en los próximos cinco años, incluyendo la actividad de la fábrica adquirida.

Esteve Química, que ha inaugurado recientemente una tercera factoría en China, facturó 13.000 millones de pesetas en 2000, con una plantilla de 270 personas en España, y cuenta con una planta en Celrà (Girona).