Los titulados españoles tardan una media de nueve meses en colocarse

Mientras que el 75% de los licenciados europeos tardan tres meses en encontrar empleo, en España la mayoría de los titulados tiene que aguardar hasta los nueve meses para colocarse. Lo explica un estudio del Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas.

Si hace cinco años el 4% de las ciudadanos tenía estudios universitarios, el año pasado esta porcentaje alcanzó el 16%. En cuanto a las carreras preferidas por los universitarios destaca el aumento del número de matriculados en carreras técnicas, que ha pasado del 16% de 1986 al 24% de 1999. Por el contrario, ha habido una reducción de alumnos en las titulaciones de humanidades, del 18% al 11%, y de las Ciencias de la Salud, del 12% al 7%. En cambio, Derecho y las titulaciones de Ciencias Sociales (ahí se incluyen Económicas y Empresariales) acogen al 50% de los estudiantes universitarios.

Los datos aparecen en un estudio sobre formación y empleo de los graduados de enseñanza superior en España y Europa, realizado por el Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas.

El incremento del número de titulados superiores, en opinión del profesor de Economía y Empresa de la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona, José García Montalvo, se ha visto empañado por el aumento del desempleo entre la población activa con este nivel de formación. La tasa de paro de los universitarios creció desde el 3% de 1977 hasta casi el 10% del año pasado.

España y Francia son los dos países europeos, según el citado informe, con mayor número de desempleados entre los titulados superiores.

En cuanto al tiempo que tardan en encontrar empleo, el estudio señala que el 75% de los graduados europeos ha encontrado su primer trabajo en los tres primeros meses una vez finalizados sus estudios. Sin embargo, un 6% tuvo que esperar más de un año hasta encontrar trabajo.

La situación, según explica el profesor García Montalvo, es particularmente difícil en Italia y España, ya que este porcentaje se eleva hasta el 17% y el 22%, respectivamente. La media de los universitarios españoles se sitúa en nueve meses, aunque el 8% tuvo que esperar una media de dos años para encontrar empleo.

Por carreras, los graduados en Ingeniería Industrial, Arquitectura, Telecomunicaciones, Informática, Agrónomos presentan una tasa de desempleo nula a los cuatro años de haber concluido su formación universitaria.

Sobrecualificación

Otras carreras con tasas de desempleo bajas, por debajo del 3%, son: Arquitectura técnica y Fisioterapia. Con tasa elevada de paro, igual o superior al 15%, se encuentran los titulados de Bellas Artes (15%), Psicología (15,8%), Trabajo Social (16,2%), Magisterio (16,8%), Geografía e Historia (24,3%) y Biología (25,2%).

En cuanto al nivel de formación, el 55% de los graduados españoles considera que su formación es la adecuada para el puesto de trabajo que desempeñan. Un 15% asegura que su nivel de formación es inferior al requerido para el trabajo que realizan y el 12% señala que su nivel formativo es superior. Un 18% de los graduados opina que para desempeñar las labores de su puesto no se requiere tener ni siquiera estudios superiores.

Según García Montalvo, las consecuencias de la "sobrecualificación son múltiples". Asegura que desde el punto de vista de la política educativa esto "supone desaprovechar una parte de los recursos destinados a la educación superior".

Y desde el punto de vista de los titulados genera, en opinión del docente de la Universidad Pompeu Fabra, una enorme "insatisfacción laboral que puede tener efectos sobre el comportamiento el trabajador en el trabajo como en la salud, esto es, menor autoestima, mala salud psicológica".

Esta conclusión viene avalada por los datos que aparecen en el informe: el 40% de los diplomados en Empresariales realiza tareas de oficinista. En el caso de los licenciados en Económicas el porcentaje es del 30% y en el de Derecho, del 16,6%. La ocupación de oficinista es descrita por una elevada proporción de titulados de Ciencias Sociales, el 28%, como su principal actividad.

Entre las titulaciones con menor nivel de desajuste se encuentran los ingenieros de caminos y los licenciados de veterinaria. Otras titulaciones con nivel bajo de desajuste son Arquitectura (2%), Medicina (3%), y Enfermería e Ingeniería Superior agrónoma (4%).

 

Los ingenieros de caminos, los mejor pagados

Los titulados españoles mejor retribuidos son los ingenieros de caminos, con 4,9 millones de pesetas al año (aquí no se incluyen horas extras ni pagos en especie). En segundo lugar de la clasificación aparecen los ingenieros navales con 4,7 millones de pesetas anuales.

Los arquitectos reciben una medida de 4,3 millones de pesetas, mientras que los ingenieros de telecomunicaciones y de informática, dos de los colectivos más demandados, cobran 3,5 millones y 3,2 millones de pesetas al año.

Los licenciados en Empresariales perciben una media de 2,9 millones anuales; los de Económicas, 2,8 millones, y los de Derecho, 2,3 millones de pesetas.

Con un salario inferior a los dos millones de pesetas aparecen los licenciados en Geografía e Historia, Pedagogía, Magisterio, Biología, Fisioterapia y Trabajo Social. Estos últimos perciben unos ingresos anuales próximos al millón y medio de pesetas.

Los peor pagados, con un sueldo que apenas alcanza de media los dos millones de pesetas son los titulados en Ciencias Sociales de ciclo corto (diplomatura en Empresariales, en Relaciones Laborales, en Gestión y Administración Pública). En comparación con el resto de los países de Europa, los titulados españoles reciben una media de 2,6 millones de pesetas al año. En cambio, los licenciados alemanes cobran alrededor de 6,3 millones y los noruegos, 5,8 millones. En última posición se encuentran los licenciados de la República Checa que apenas llegan al millón de pesetas.