Talgo pide ayuda oficial para una nueva locomotora del AVE

Talgo ha solicitado junto a la firma vasca Ingelectric un paquete de ayudas al Gobierno para desarrollar una cabeza tractora de alta velocidad capaz de circular a 270 kilómetros por hora y previsiblemente dotada con sistema de cambio de ancho de vía. Talgo, que canaliza su petición de fondos a través del programa oficial Profit, cuenta ya con un tren con ancho variable integrado y tracción Diesel capaz de circular a 220 kilómetros. Esta apuesta persigue competir en velocidad con el nuevo sistema de cambio de ancho de CAF, que puede circular a 270 kilómetros por hora.

Patentes Talgo quiere completar su gama de productos con una versión intermedia entre su tren Talgo XXI, de 220 kilómetros por hora de velocidad máxima y sistema de cambio de ancho de vía en todo el tren, y el nuevo AVE, de 350 kilómetros hora. En consorcio con la ingeniería eléctrica vasca Ingelectric, Talgo ha puesto en marcha el desarrollo de una cabeza tractora eléctrica capaz de circular a 270 kilómetros por hora y, previsiblemente, dotada con sistema de cambio de ancho automático. Ambas empresas, que pretenden completar su desarrollo en un plazo de cuatro años, han reclamado ayudas oficiales para este proyecto de I+D que ascenderían a 10.000 millones de pesetas, según fuentes informadas de la industria.

La petición de ambas empresas se ha articulado a través del llamado programa de Fomento de la Investigación Técnica (Profit) del Ministerio de Ciencia y Tecnología.

Fuentes oficiales de patentes Talgo se han limitado a confirmar la presentación de este programa al Cedeti, organismo dependiente del Ministerio de Ciencia y Tecnología, pero consideran que no es excesivamente trascendente, dado que Talgo ya está presente junto a AD-tranz en un segmento de alta velocidad superior tras adjudicarse el suministro a Renfe de 16 trenes capaces de circular a una velocidad punta de 350 kilómetros para la línea Madrid-Barcelona.

Sin embargo, la empresa que preside Lucas de Oriol podría lograr dos objetivos con este programa: desarrollar una versión eléctrica del Talgo XXI -ahora dispone de un prototipo Diesel- y dar un salto de velocidad en el mercado del doble ancho.

Desde hace meses, la empresa desarrolla un bogie de este tipo capaz de circular a 250-270 kilómetros por hora. La dificultad principal que ha encontrado para fabricar este producto radica en el modo de ubicar el sistema de frenado, de mayor potencia, en la estructura que sostiene las ruedas.

Competencia directa

Un producto de este tipo, una vez desarrollado, entraría a competir directamente con el nuevo bogie de ancho variable desarrollado por CAF, que puede circular también a 270 kilómetros por hora. La empresa vasca ha presentado este sistema, denominado comercialmente Brava, en su oferta para hacerse, precisamente en competencia con Talgo, con un pedido de trenes de ancho variable para Renfe.

La compañía ferroviaria que preside Miguel Corsini tiene previsto homologar en breve ese bogie, cuando alcance los 100.000 kilómetros de rodaje. Hoy día ha realizado más de 30.000 kilómetros de prueba.

Ingelectric, el socio tecnológico escogido por Talgo para concebir su nueva tracción eléctrica, ha participado en algún desarrollo ferroviario con CAF, con quien comparte accionistas comunes: la BBK, titular del 20% del capital de la ingeniería, y la Kutxa, que controla el 17%. El acuerdo con Ingelectric supone además un cambio en el esquema de alianzas de Talgo. Para el desarrollo de su AVE 350, eligió como tecnólogo eléctrico a ADtranz, a quien compró la patente de fabricación de la cabeza tractora.