El BSCH define su futuro con una marca única y redes integradas

El BSCH dio ayer por cerrada su fusión con la aprobación "por unanimidad" de la unificación de marcas y redes de Santander y BCH bajo la marca Banco Santander Central Hispano-BSCH. El organigrama se modifica, al crearse una nueva comisión directiva con 17 miembros. Ángel Corcóstegui sale reforzado en el nuevo organigrama, en el que se ha nombrado a Enrique García Candelas responsable de banca de particulares, y a Juan María Nin, de la red de empresas.

El consejo de administración del BSCH, convocado con carácter extraordinario, dio ayer por cerrada la crisis interna en la que estaba inmersa la entidad desde hace unos meses al aprobar "por unanimidad" el modelo de futuro del grupo. Tras este acuerdo se da por cerrada la fusión a los dos años y medio de su inicio.

Las medidas más destacadas del nuevo diseño del grupo son la unificación de las marcas y redes del Santander y BCH, bajo la denominación Banco Santander Central Hispano-BSCH, con los colores rojo y azul, y la exclusión de Bolsa de Banesto, que seguirá independiente.

El organigrama completa, junto a la puesta en marcha de un nuevo y ambicioso plan estratégico, denominado Programa Dos (junio 2001 a 2003), el diseño de consenso del grupo aprobado ayer. En cuanto al cambio en los órganos de dirección el grupo ha optado por crear una nueva comisión directiva de 17 miembros, frente a los 14 que había hasta ahora al segmentar algunas actividades.

Los 15 directores generales, responsables de las divisiones del grupo y que integran la nueva comisión directiva, reportarán directamente a Corcóstegui, que sale reforzado. En el comunicado hecho público ayer por el banco se hace una clara y precisa alabanza a su labor. El consejo de administración "expresa su felicitación al vicepresidente primero y consejero delegado, Ángel Corcóstegui Guraya, por la dedicación y acierto en su gestión, con el apoyo y colaboración del consejo, de la comisión directiva y de todos los profesionales del grupo".

Matías Rodríguez Inciarte, vicepresidente del grupo y de la comisión directiva, reportará, como Corcóstegui, a los presidentes del banco durante el periodo transitorio (José María Amusátegui se jubilará en marzo de 2002). Posteriormente reportarán exclusivamente al único presidente, Emilio Botín.

Rodríguez Inciarte continuará como responsable de la comisión delegada de riesgos. A esta comisión se incorpora Antonio Escámez Torres (proveniente del BCH), consejero director general y coordinador de la comisión internacional del consejo. Escámez, sin embargo, es el único que sale de la comisión directiva. El banco justifica esta salida en la voluntad de separar claramente las funciones de la comisión directiva de las de la comisión ejecutiva, de la que Escámez es miembro.

Las funciones desempeñadas por Antonio Escámez en la comisión directiva han sido adjudicadas a Juan Rodríguez Inciarte, que pasa a ser el responsable de la división de Europa, sociedades filiales y calidad. Hasta ahora, Juan Rodríguez Inciarte era el responsable del grupo industrial, gestión de activos y banca privada, área esta que ha sido segmentada y ha permitido la entrada de dos miembros más en la comisión directiva: Joan David Grimá (procedente del BCH), que tendrá bajo su control el grupo industrial, y Fernando Gumuzio (del BCH), del que dependerá la división de gestión de activos, banca privada y seguros.

Otra nueva incorporación en la comisión directiva es la de Antonio Horta (del Santander), que será el responsable de los bancos y demás unidades del grupo en Portugal, país que cada vez tiene mayor influencia en la cuenta de resultados del BSCH.

La unificación de las marcas Santander y BCH ha llevado consigo la integración de la dirección de banca comercial, al frente de la cual se ha colocado a Enrique García Candelas, hasta ahora responsable de la red comercial de la red del Santander.

Para la banca de empresas, la otra nueva división de las redes del banco, se ha nombrado a Juan María Nin, hasta ahora responsable de la banca de particulares del BCH. Con esta nueva reestructuración de la comisión directiva son siete los miembros procedentes del BCH, ganan un puesto, y 10 los del Santander.

Aún queda la incógnita de qué sucederá en el consejo de administración una vez que se jubile en octubre Santiago Foncillas, vicepresidente que provienedel BCH. Fuentes del banco afirmaronn que en el consejo de ayer no se abordó este asunto, que queda pendiente. Otra plaza que quedará vacante en nueve meses será la de Amusátegui, tambié del BCH. El próximo consejo será el 23 de julio.

 

El grupo cerrará 1.000 oficinas hasta 2003

El consejo valoró ayer "muy positivamente la decisión en su día adoptada de mantener la separación de las redes Santander y BCH, lo que ha permitido compatibilizar el proceso de integración operativa con un notable crecimiento del grupo en España". Aunque afirma que "ahora ya se considera oportuno, en línea con el objetivo de racionalización y ahorro de costes, proceder a la unificación de las dos redes".

La unificación del Santander y del BCH, bajo la denominación de Banco Santander Central Hispano "BSCH", supondrá también un cambio de estructura del negocio. Así, se ha decidido segmentar en dos divisiones esta red, que suma 3.441 oficinas en España (a ellas se le añaden otras 2.010 de Banesto): una red especializada en particulares y otra en empresas. En esta última se le sumará el negocio de 900 de las principales empresas españolas que ahora están incluidas en la banca mayorista, que también se reestructura y se centrará más en empresas internacionales y colocaciones. El grupo cerrará 1.000 oficinas más (400 en Banesto y 600 en el BSCH), hasta 2003, con lo que se alcanzarán los 2.400 cierres desde la fusión, con lo que llegará a las 4.000.