Damm deja Solán de Cabras y reclama más de 16.000 millones

El consejo de administración de Damm ha decidido abandonar la batalla judicial que mantenía para retener el control del 66,67% de las acciones de Solán de Cabras. La cervecera catalana acata la última sentencia judicial de la Audiencia de Cuenca y reclama la devolución de más de 16.000 millones de pesetas.

Se acabó. La cervecera catalana Damm ha desistido en su intento de retener el control de Solán de Cabras. El consejo de administración de Damm en sesión extraordinaria decidió el lunes pasado acatar la última sentencia judicial sobre la venta del 66,67% del capital de Solán de Cabras y abandonar la compañía.

El consejo de Damm se planteó la posibilidad de recurrir la sentencia de la Audiencia Provincial de Cuenca ante el Tribunal Supremo, pero "eso nos hubiera llevado al año 2004, cuando Damm ya tenía previsto tener casi concluido un plan de inversiones valorado en 5.000 millones de pesetas, lo que nos hubiera dejado en una situación muy delicada", indicaron fuentes de la cervecera catalana.

Ahora, Damm reclama la devolución de los 16.000 millones de pesetas (96,16 millones de euros) que ya ha hecho efectivo para adquirir el 66,67% de las acciones de Solán más alguna compensación adicional por las inversiones realizadas en las instalaciones de la compañía. Damm calcula que ha realizado inversiones en el manantial de Solán por casi 1.000 millones de pesetas (6,01 millones de euros). La cervecera gestiona el manantial desde septiembre de 2000.

Precedentes

El consejo de Damm ha tomado la decisión de salir de Solán de Cabras después de que la Audiencia Provincial de Cuenca dictase el pasado 5 de junio una sentencia que revoca la compra del 66,67% de las acciones de Solán de Cabras por parte de la cervecera catalana.

Según establece el fallo de la Audiencia, se condena a las familias Sanz Gallego y herederos de Asunción Pérez, que vendieron el 66,67% de Solán de Cabras que eran de su propiedad a Damm, a vendérselas a la familia Del Pozo, propietaria del 33,33% restante. El tribunal considera que los Del Pozo ejercieron "en tiempo y forma" su derecho preferente de adquisición de acciones recogido en los estatutos de Solán de Cabras, vigentes en el verano de 1999.

Anteriormente, el 8 de enero de este año, el Juzgado de Primera Instancia número uno de Cuenca también dictó una sentencia que declaraba nula la venta a Damm. Entonces, la cervecera apoyó el recurso ante la Audiencia.

El precio que deberán pagar los Del Pozo Sanz es de 16.000 millones y la forma de pago será la prevista en los contratos suscritos en su día por los accionistas vendedores y Corporación Económica Damm en julio y agosto de 1999.

Damm deberá recuperar los 16.000 millones que abonó en su día a las familias Sanz Gallego y herederos de Asunción Pérez (que a su vez deberán cobrar de la familia Del Pozo). Por otro lado, Damm tendrá que negociar directamente con los Del Pozo cómo recuperar parte de las inversiones realizadas.

Para pagar la compra del 66,67% del capital de Solán de Cabras, los Del Pozo contaban en septiembre de 1999 con dos avales de Caja Castilla-La Mancha y Argentaria por valor de 16.000 millones de pesetas.