Relevo familiar en la presidencia de Talgo tras lograr el contrato del AVE

El presidente de Talgo, José Luis de Oriol, ha dejado la presidencia de la empresa y cede el testigo a su primo Lucas de Oriol, 11 años más joven y hasta ahora vicepresidente de la compañía. El fabricante de trenes aborda este relevo generacional cuando acaba de conseguir el objetivo prioritario que se había marcado, el contrato de los trenes para la línea Madrid-Barcelona. Los principales retos del nuevo presidente son el cumplimiento de las exigentes especificaciones técnicas y de los plazos del pedido del AVE y la prevista salida a Bolsa de la compañía.

El consejo de administración de Patentes Talgo, en sesión ordinaria, ha aceptado la dimisión presentada por José Luis de Oriol e Ybarra como presidente y ha nombrado para este cargo a Lucas de Oriol López-Montenegro, actual vicepresidente del fabricante de trenes y primo hermano del presidente saliente.

José Luis de Oriol, nacido en Madrid en 1930, ocupaba el cargo que ahora abandona desde 1990. En estos casi 12 años al frente de la sociedad, Talgo se ha convertido en una empresa internacional, con presencia industrial en Estados Unidos y Finlandia, y ha duplicado con creces su volumen de negocio. José Luis de Oriol comenzó a trabajar en Talgo en 1959 y desde 1978 ocupó el cargo de consejero delegado

José Luis de Oriol declaró tras abandonar la presidencia que era "una enorme satisfacción abandonar mi vida activa profesional tras el reconocimiento de nuestra tecnología en el concurso de alta velocidad Madrid-Barcelona y de la conclusión de las pruebas del Talgo XXI, novedad mundial a la que le auguro un magnífico desarrollo comercial en todos aquellos países en que conviven anchos de vía distintos". El consejo de administración decidió nombrar a José Luis de Oriol presidente honorario.

Lucas de Oriol López-Montenegro, ingeniero industrial (Madrid, 1941), se incorporó a Patentes Talgo en 1965. Desde 1990 es vicepresidente de la compañía y en 2000 fue nombrado presidente de Talgo América, la filial estadounidense de la empresa española.

Los principales retos del nuevo presidente son el cumplimiento de las exigentes especificaciones técnicas y de plazos del pedido de 16 trenes de alta velocidad para la línea de alta velocidad Madrid-Barcelona y acometer la prevista salida a Bolsa de la compañía.

En sus años de dedicación profesional a Talgo, Lucas de Oriol se ha centrado en el proceso de internacionalización de la compañía. Así, ha mantenido relaciones comerciales con las Administraciones ferroviarias de Estados Unidos, Canadá, Australia, Rusia o Kazajistán. Varios Talgo circulan por Estados Unidos y Alemania.

Según Lucas de Oriol, "mi tarea seguirá siendo impulsar nuestra expansión internacional, potenciando aún más nuestro esfuerzo tecnológico, en unos años especialmente importantes para el transporte de pasajeros a escala mundial".

El fabricante de trenes está pendiente de la próxima resolución por Renfe del último contrato en licitación para la adquisición de material rodante. Se trata de unidades con sistema con cambio de ancho de vía automático, la gran especialidad tecnológica de la empresa de los Oriol, donde cuenta con una experiencia de más de 30 años. El rival de Talgo en este pedido es el consorcio CAF-Alstom, que ha desarrollado un sistema de rodadura (bogie) capaz de circular a 250 kilómetros por hora.