PAÍS VASCO

Robotiker transferirá tecnología a empresas europeas y americanas

Robotiker quiere potenciar su presencia en el exterior. El centro tecnológico vasco, con sede en Zamudio (Vizcaya), ha puesto en marcha, dentro de su Plan Estratégico 2001-2005, la Unidad Estratégica de Internacionalización, para fomentar la transferencia de tecnología a empresas europeas y latinoamericanas, explorar nuevos mercados y servir de ayuda y apoyo a las empresas que componen la fundación Robotiker.

En el nuevo diseño estratégico, Robotiker se ha planteado también como uno de sus objetivos conseguir en 2005 una facturación de 3.000 millones de pesetas (18,03 millones de euros), lo que supondrá duplicar las ventas de 2000, que ascendieron a 1.401 millones de pesetas (8,42 millones de euros).

Con este plan apuesta por mantener el liderazgo en las tecnologías de la información y las telecomunicaciones, según aseguró ayer en Bilbao José Antonio López Egaña, director general de Robotiker. A finales del año 2000, el 75% de su actividad correspondió a las tecnologías de la información y de las telecomunicaciones, mientras que el 25% restante se encuadró en las tecnologías de diseño, ingeniería y fabricación.

Nueva división

Otra de las iniciativas que incluye el plan de actuación para los próximos cinco años es la creación de la Unidad Tecnológica de Madrid (UTM). Con esta nueva división se pretende reforzar la orientación de su actividad hacia la demanda de las empresas, fundamentalmente medianas y pequeñas.

La UTM está previsto que genere una actividad económica al año de unos 1.200 millones de pesetas (7,21 millones de euros). La inversión para poner en marcha esta unidad, que contará con 42 empleados, es de 332 millones de pesetas (dos millones de euros).

En la nueva estrategia de Robotiker destaca igualmente la puesta en marcha de Robotiker Wireless, unidad especializada en tecnologías inalámbricas, en cuyo desarrollo se invertirán 2.500 millones de pesetas (15,03 millones de euros) en el periodo 2001-2004.

Esta línea de negocio, en la que trabajan 25 personas, centra su actividad en el análisis de nuevos productos desarrollados a partir de tecnologías sin hilos y en el asesoramiento de aplicaciones móviles.

En la Fundación Robotiker, cuyo principal centro se sitúa en el Parque Tecnológico de Zamudio, participan 25 empresas que en su conjunto facturaron 137.975 millones de pesetas (más de 829 millones de euros) el año pasado, un 17% más que en el ejercicio anterior.

Robotiker celebró a finales del año pasado su decimoquinto aniversario, con el lema De la economía industrial a la sociedad digital. En esos 15 años, el centro vizcaíno calcula que ha transferido tecnología al tejido industrial por un importe de 8.500 millones de pesetas (51,09 millones de euros). El efecto de movilización económica de esa aportación asciende a 100.000 millones de pesetas (601 millones de euros), según las estimaciones de Robotiker.

Asimismo, este grupo ha asesorado directamente durante ese periodo a 150 pymes en sus esfuerzos de investigación, además de difundir los avances técnicos entre otro millar largo de compañías.

En lo que respecta a empleo, la repercusión de Robotiker se ha estimado en la creación de 350 puestos de trabajo directos y más de medio millar indirectos. Ahora, las empresas asociadas a Robotiker invierten en investigación el 4,3% de sus ingresos.