Seat se prepara para lanzar el nuevo Ibiza en enero de 2002

Durante los tres primeros meses del año Seat ha vendido un 8,4% menos y, sin embargo, ha producido un 5% más, lo que ha situado sus existencias de vehículos por encima de las 100.000 unidades. Con esta política, la empresa se prepara para afrontar los próximos cambios industriales y de renovación de producto.

La filial española del grupo Volkswagen persigue dos objetivos con el aumento de las existencias: por un lado, cubrir la demanda del modelo Toledo, que en verano se trasladará de la fábrica de Volkswagen en Bruselas a la planta de Martorell (Barcelona) y, en segundo lugar, preparar el lanzamiento del nuevo Ibiza en enero de 2002.

Según la planificación de la automovilística, el nuevo Ibiza entrará en producción a principios del próximo mes de noviembre. Durante dos meses, la compañía realizará la denominada escalada de producción del vehículo. A principios de enero de 2002 está previsto que la empresa disponga del número suficiente de vehículos para suministrar a toda su red de concesionarios y luego realizar el lanzamiento comercial del nuevo modelo.

Si se cumplen los plazos previstos, Seat presentará el nuevo Ibiza en el próximo salón de Francfort (Alemania), que se celebrará durante la primera quincena de septiembre. El modelo es un vehículo que mantendrá el tamaño de la plataforma actual, pero estéticamente dará la sensación de ser un poco más grande. Volkswagen pretende conseguir con el Ibiza lo que ha logrado con el Golf, un vehículo que ha ido ganando tamaño para ajustarse a la demanda.

La semana pasada, el director de mercado interior de Seat, Juan Baselga, anunció que Seat venderá menos de 500.000 unidades este año, lo que supone un retroceso del 3% respecto a los 514.000 vehículos vendidos en 2000. Parte de ese descenso de ventas se deberá precisamente a este proceso de sustitución del Ibiza.

Otra parte importante del retroceso tiene su origen en la reorganización de la red comercial en Alemania, donde Seat no ha renovado los contratos de sus concesionarios y ha buscado nuevos distribuidores para aumentar la rentabilidad de las ventas.

Crecer en Latinoamérica

La filial española de Volkswagen prevé compensar parte de la caída de ventas en Europa con un aumento en Latinoamérica. Seat ha vendido hasta abril 4.081 vehículos en los mercados latinoamericanos, lo que supone un aumento del 160% respecto al mismo periodo del año anterior.

Este crecimiento se debe, principalmente, a los 1.071 coches vendidos en México, donde hace un año Seat ni siquiera estaba presente. En Brasil ha comercializado 1.364 coches y en Argentina otros 1.072.

La dirección de Seat y los sindicatos han ajustado el calendario laboral del año para reducir la producción y evitar la necesidad de acudir a expedientes de regulación de empleo. La planta de Martorell se paralizará entre el 27 de julio y el 27 de agosto, fechas en las que se aprovechará para reubicar la cadena de montaje del Toledo.

El acuerdo también incluye el cese de la producción en sábados y permite la posibilidad de dejar de trabajar ocho días a lo largo del año para ajustar la producción.