Citibank se lanza al negocio de banca privada

La filial española de Citibank formalizó ayer el cambio de estrategia comercial al anunciar que, a partir de ahora, su negocio se centrará en los clientes con una capacidad de inversión de más de dos millones de pesetas (12.020 euros) y abandona definitivamente la banca universal, que no le ha proporcionado resultados satisfactorios.

De esta forma, la entidad financiera prevé captar alrededor de 200.000 nuevos clientes hasta finales de 2002, con lo que alcanzaría una base de clientes de cerca de un millón en España. De esta cifra, la mitad se vincularía al banco a través de contratos de tarjetas; un 33%, a través de préstamos, y el otro tercio restante a través de productos de ahorro e inversión.

Este cambio de estrategia, que ya había sido anunciado durante la presentación de resultados anuales a principios de año, viene motivada tras las continuas pérdidas que ha sufrido la filial desde su implantación en España hace 18 años, durante los cuales intentaron competir con los grandes bancos minoristas locales. De hecho, el de 2000 fue el primer ejercicio en que la entidad obtuvo beneficios.

Esta política no es nueva. Otras entidades extranjeras como Société Générale también han optado por especializarse en un segmento concreto de negocio, que en este caso será el asesoramiento financiero a particulares.

Como primer gancho para este segmento de la clientela, Citibank España ha creado Citichoice, una "nueva herramienta de asesoramiento" basada en los principios de banca privada, según afirmaron ayer los directivos del banco. Este nuevo servicio estará disponible en las oficinas del banco y por Internet.

Esta nueva aplicación informática permitirá facilitar a sus clientes un asesoramiento "riguroso, independiente y transparente", según destacó el presidente de la filial española, Charles del Porto.

El servicio está concebido para personas profanas en la inversión en renta variable e intentará adaptarse a cada perfil gracias a diversos cuestionarios que irán desde qué se quiere hacer con el dinero hasta el perfil de riesgo al que se quiere exponer.

Así, en una primera fase se analizarán las necesidades del cliente; en una segunda se identificará el perfil del inversor; después se realiza un plan a su medida; y, por último, se seleccionan los productos acordes con el perfil.

La entidad ha llegado a acuerdos de distribución con siete gestoras de fondos internacionales (ACM, Credit Suisse, Fidelity, Invesco, Merrill Lynch, MFS y Schroders), que se suman a los de Citigroup Asset Management y totalizan una oferta de 280 productos.

Por otra parte, Citibank cambiará el nombre de Salomon Smith Barney (firma mítica en Wall Street de la que es propietario) por el de Citigroup Corporate & Investment Bank. Unificará así el negocio de inversión con el de banca corporativa.