Un árbitro decidirá sobre las diferencias entre Lufthansa y los pilotos

El sindicato de pilotos de Lufthansa, Cockpit, dijo ayer que está abierto a un arbitraje para salvar las diferencias con la dirección de la compañía que han surgido en recientes negociaciones.

Los pilotos estudian la posibilidad de anular la huelga de 24 horas que tenían prevista para mañana para pedir un incremento salarial. El sindicato había amenazado con paros para todos los jueves hasta lograr un acuerdo en esta materia.

El representante sindical Michael Tarp apuntó que Lufthansa "no ha fijado ni la fecha ni el candidato para el arbitraje. Ante esta falta de datos, no es definitiva la cancelación de la huelga".

Tanto el sindicato como la dirección de la compañía aérea dijeron horas antes que las conversaciones concluyeron sin acuerdo y Lufthansa pidió el arbitraje para salvar las diferencias entre ambas. En la última negociación, Lufthansa había completado su oferta inicial de un aumento salarial del 10,6% en 2001, con otro 3% a repartirse en cuatro años.