El Banco EBN ultima la absorción de Probanca, el antiguo Ibercorp

EBN, el banco de inversión de Ibercaja, Caja Duero, Unicaja y la CAM, absorberá a Probanca (antiguo Banco Ibercorp). Con esta operación, EBN logra un crédito fiscal de 4.000 millones de pesetas e incorpora en su accionariado a Sa Nostra y al segundo banco argentino, el de la Provincia de Buenos Aires, que tendrán el 11,5%, respectivamente, de EBN, que pretende extender su actividad a Latinoamérica.

La ficha bancaria del antiguo y polémico Banco Ibercorp tiene los días contados. Probanca, marca actual de esta antigua licencia bancaria, se encuentra en estos días en proceso de fusión con otro banco, también participado por las cajas de ahorros, la Sociedad Española de Banca de Negocios (EBN). Tanto los accionistas de Probanca, participado al 50% entre la caja balear Sa Nostra y el Banco de la Provincia de Buenos Aires, como los de EBN (Ibercaja, Unicaja, Caja Duero y la Caja del Mediterráneo, que controlan cada uno el 25%), han acordado la fusión de estas dos pequeñas entidades financieras especializadas.

A finales de enero pasado los consejos de administración de Probanca y de EBN aprobaron este proyecto de integración, tras el cual, el segundo absorberá al primero, al establecerse una ecuación de canje de 19,5 acciones de Probanca por cada 10 de EBN. Ahora sólo faltan las autorizaciones pertinentes del Banco de España y de Economía, aunque ambos conocen el proyecto que fue remitido al Registro Mercantil el pasado 19 de marzo.

Tras esta operación, el capital de la nueva entidad se situará en 6.533 millones de pesetas, y los recursos propios ascenderán a 9.707 millones, con lo que EBN refuerza en más de 3.000 millones sus recursos propios, lo que le permitirá abordar nuevos proyectos de negocio, sobre todo para Portugal y Latinoamérica.

De hecho, fuentes de EBN afirman que con esta fusión por absorción el banco logra entrar en Latinoamérica, mercado aún sin explotar por el banco y por sus accionistas, de la mano de Probanca, con gran experiencia en esta zona, y del Banco de la Provincia de Buenos Aires (Bapro), el segundo mayor banco de Argentina.

No en vano Bapro, el banco más antiguo de América Latina (con unos depósitos de 1,83 billones de pesetas, unos créditos de 1,56 billones y unos activos de 2,69 billones), pasará a ser accionista de EBN con un 11,5%, lo mismo que Sa Nostra, la otra entidad financiera accionista de Probanca.

Reajuste accionarial

Su entrada en EBN llevará consigo un reajuste del resto del accionariado del banco de inversión. Así, Ibercaja, Unicaja, Caja Duero y la CAM pasarán a tener el 19,25% cada uno, porcentaje que si finalmente entra en el capital de EBN otra caja, la de Castilla- La Mancha, quien lleva varios años negociando su incorporación, y ahora puede ser el momento, puede reducirse al 17,5%.

La idea es que tras la fusión de Probanca y EBN, que puede estar definitivamente finalizada en julio, el banco resultante realice una ampliación de capital para que Caja Castilla-La Mancha adquiera en torno al 8%.

EBN es un banco de inversión, que cuenta con varias patas, entre ellas la de gestora de fondos y titulizaciones, área en el que es muy activo. Además cuenta con una pequeña inmobiliaria dedicada a la tercera edad.

Mantiene un acuerdo con el banco portugués Espírito Santo en un fondo de capital riesgo, en el que EBN ha aportado 13.000 millones de pesetas (con el 65% ya invertido). Ahora ambos bancos están negociando la aportación que debe realizar la entidad lusa. A lo que se une la intención de ambos de estrechar sus relaciones con nuevos proyectos para la península Ibérica y Latinoamérica.

Probanca, por su parte, tiene como principal actividad también la gestión de fondos de capital riesgo y la emisión de deuda de países emergentes, actividad en la que EBN está interesado. Además, Probanca creó en 1998 el primer fondo de capital riesgo dedicado a fomentar la inversión en Hispanoamérica. Una de las ventajas de Probanca, y que ahora pasará a EBN, es un crédito fiscal de 4.000 millones, de los que en 2002 vence algo más de 1.500 millones. Por ello, el proyecto de EBN, que cuenta como auditores con KPMG (el de Probanca es Arhur Andersen y el independiente designado para la fusión es Ernst & Young), es que la fusión se apruebe con fecha de 2000, para disfrutar de este crédito fiscal ya.

El antiguo Banco Ibercorp pasó a denominarse Banco de Cantabria, y más tarde, Probanca. En él participaban las Cajas de Segovia, Sa Nostra, Caja Cantabria y el Banco de la Provincia de Buenos Aires. Poco después de iniciar su nueva actividad (en 1995), Caja de Segovia y Caja Cantabria dejaron el proyecto.