El BCE detecta casos en España de "redondeo al alza" ante el euro

El consejero español del BCE, Eugenio Domingo Solans, ha advertido que algunos comercios en España están aprovechando la inminente introducción del euro para incrementar injustificadamente los precios de los productos que ponen a la venta.

El Banco Central Europeo (BCE) se está tomando muy en serio su tarea de supervisión de los mercados para evitar que la transición al euro provoque incrementos adicionales de los precios.

De hecho, la autoridad monetaria con sede en Francfort ha detectado ya "algunos casos aislados" en España de comerciantes que han empezado a subir los precios para redondearlos al alza ante la inminente introducción de billetes y monedas de euro, a partir del 1 de enero de 2002.

El aviso lo dio ayer el único miembro español del comité ejecutivo de la entidad, Eugenio Domingo Solans.

Solans lamentó estas prácticas, sin querer dar más información al respecto, aunque subrayó que confía en la profesionalidad de la mayoría de los comerciantes y espera que "se aplicarán correctamente las reglas del redondeo". Agregó que en una economía de mercado libre como es la europea, la mejor medida para prevenir este riesgo es proporcionar buena información al público y confiar en que la competencia haga que los consumidores y usuarios premien con su fidelidad a quienes muestren una actitud responsable y castiguen a los que suban los precios indebidamente.

También advirtió que el banco emisor tomará las medidas oportunas de política monetaria si se registra, de forma persistente, un aumento de la inflación debido a estos excesos. "Confío en que no se aproveche la introducción del euro para subir los precios, pero, en definitiva, lo único que puede hacer el Banco Central Europeo es informar al público y a los comerciantes para que apliquen bien la regla del redondeo", agregó, en una entrevista a Efe. "Seguir el logotipo 'Euroetiqueta' es, en caso de duda, la mejor recomendación", asegura el banquero en relación al distintivo auspiciado por Bruselas que recuerda al consumidor que el establecimiento que lo exhibe se compromete a actuar en beneficio de sus clientes en todo lo que atañe al euro.

Para evitar, sobre todo, situaciones de engaño, advirtió al público que no acepte ningún billete de euro antes del 1 de enero de 2002, porque ésta será la primera fecha en la que circularán billetes de curso legal de esta moneda.

Precisó que para la población española -al igual que para la de los otros 11 países de la unión monetaria europea- no habrá distribución anticipada de billetes antes de esa fecha, a excepción del llamado "euromonedero", un paquete de diversas monedas de euro por un importe total de 12,02 euros (2.000 pesetas), que podrá ser adquirido a partir del 15 de diciembre para familiarizarse con su manejo.

Además, los comerciantes minoristas podrán tener acceso anticipado a los billetes de euro a través de los bancos comerciales, siempre y cuando se comprometan a no ponerlos en circulación antes del 1 de enero de 2002.

Aunque, a su juicio, las pequeñas empresas españolas estarán preparadas a tiempo para la transición sin problemas al euro, animó a este sector a que no deje cabos sueltos para el final de esta fase. Por otra parte restó importancia a los "pequeños problemas" de calidad surgi-dos en la impresión de billetes en la nueva moneda.