Los expertos creen que el recorte de tipos no basta para cambiar el tono bursátil

La rebaja de medio punto en los tipos de interés de Estados Unidos es una medida buena para la Bolsa. Pero no es suficiente para cambiar la tendencia de fondo de los mercados. Los expertos no abandonan la cautela y emplazan al inversor a ver cambios en la economía real para adelantar una recuperación sostenible.

Como no podía ser de otra manera, los expertos expresaron su estupefacción ante el recorte de tipos en Estados Unidos. Después del sobresalto inicial, todos coinciden en la lectura de la situación. El movimien-to es positivo a ojos de todos ellos, pero no va a solucionar de inmediato el problema de fondo de los mercados, que es la debilidad del sector empresarial estadounidense.

"La situación está más o menos como antes", comenta Juan Luis García, de Safei. "La actuación es adecuada dadas las circunstancias, porque sienta las bases de la recuperación económica". Se-gún este experto, con los primeros indicios de ésta (en el segundo semestre), las Bolsas remontarán. Pero el recorte no basta para desencadenar una recuperación a medio plazo.

El mismo sentimiento comparte José Luis Martínez, de Citibank. "El recorte es bueno, naturalmente. Pero para ver una escalada sostenible del mercado tienen que ocurrir más cosas, como que lleguen indicios de recuperación económica. Por ahora no han llegado". A juicio de Martínez, el recorte de tipos sí ayudará a hacer más sólido el suelo que formaron los mercados con los mínimos de marzo.

Félix González, economista de Beta Capital, admite su desconcierto inicial tras cono-cer la decisión sobre tipos.

"Nos pilló en fuera de juego, porque no se ajusta a los últimos datos, los últimos movimientos del mercado o las últimas declaraciones de miembros de la Reserva Fede-ral. No hay una lógica macro-económica detrás de la decisión, sino una lógica de mer-ca-do. Quiere apuntalar la re-cu-peración de las Bolsas, al tiempo que dedica más atención a los beneficios de las empresas. Es una decisión micro-económica, no macroeconómica".

Según González, el recorte no corrige los desequilibrios principales (escasez de ahorro y déficit comercial). Es más, opina que es posible que la Fed se esté excediendo, y que a principios de 2002 se subirán tipos. Eso sí, cree que el 15 de mayo habrá una rebaja de un cuartillo. "Sería los más consistente", apostilla.

Carlos Recoder, de Crédit Suisse Banca Privada, coincide en el análisis, pero se muestra más optimista. "El fondo empieza a ser positivo, y ya se ve rotación sectorial hacia los valores cíclicos. No por la bajada de tipos, sino por la combinación de tipos, unos resultados empresariales ma-los, pero mejores de lo esperado, y unos indicadores economómicos esperanzadores". Recoder espera, no obstante, movimientos laterales en las Bolsas los próximos meses.

Por otro lado, cada vez son menos los que confían en un recorte de tipos por parte del Banco Central Europeo la próxima semana. La Fed ha aumentado la presión sobre el BCE, pero no se espera que el banco mueva pieza, por mucho que arrecien las presiones. Ayer un miembro del Bundesbank comentó que "el BCE basa sus decisiones en los datos económicos europeos, como la Fed lo hace en los estadounidenses".

 

El Ibex cierra sin cambios una sesión tranquila

Después de la tempestad, vino la calma. El Ibex marcó un ascenso insignificante (0,2 décimas, o un 0,00002%) tras la ganancia del 2,83% el miércoles. Fue una jornada con un volumen de negociación aceptable (2.000 millones de euros), pero pocos movimientos.

Bajaron más valores de los que subieron, pero como entre estos últimos estaba Telefónica (+1,2%), el mercado cerró plano y mejoró el comportamiento de las Bolsas europeas. Por la mañana caía ligeramente, pero la buena apertura del Nasdaq, propiciada por IBM, mejoró el tono del mercado nacional.

Algunos de los valores que más subieron también estuvieron el miércoles entre los mejores, como Sogecable (+6,18%) o NH Hoteles. El Banco Sabadell perdió un 2,2% tras el fuerte ascenso de su estreno bursátil (14,67%). Los inversores también premiaron a Bankinter (+2,76%) por sus resultados, y aprovecharon para tomar beneficios en Repsol, que cedió un 1,05%.