El Supremo impide que Danone use en exclusiva el vocablo 'bio'

El Tribunal Supremo ha reconocido el derecho de una empresa a incluir en su denominación el vocablo bio, con lo que niega la pretensión de la empresa Danone de atribuirse dicha denominación en exclusiva para uno de sus postres lácteos.

Según la sentencia, la empresa Bio Lilac podrá continuar en el uso de su marca, aunque Danone reclamó que no se le permitiera porque algunos de sus productos llevan el vocablo bio, y consideró que la primera podría aprovecharse de su crédito, fama y publicidad. En este sentido, el tribunal afirma que el recurrente "pretende atribuirse una notoriedad del vocablo bio no susceptible de apropiación por nadie". Admitir las tesis de Danone, continúa la sentencia, "sería tanto como afirmar que todas las marcas con el vocablo bio pretenden aprovecharse de su crédito y fama".

El Tribunal Supremo entiende que no se han vulnerado diversos apartados del artículo 124 del Estatuto de la Propiedad Intelectual, tal y como ha sostenido la empresa Danone. Según el Supremo, la norma establece que "no podrán ser admitidos al registro como marcas las denominaciones genéricas y las adoptadas por el uso para señalar géneros, clases, precios, cualidad, pesos, medidas y otras similares", y explica que el vocablo bio tiene carácter genérico y, por tanto, nadie se puede apropiar de él.

El Supremo considera que las dos marcas tienen "sustantividad propia" y que las diferencias existentes entre ambas "no sólo evitan la posibilidad de error entre el público consumidor, sino que al propio tiempo eliminan el riesgo de aprovechamiento del crédito y reputación alcanzado previamente por las marcas registradas".

Por otro lado, en agosto de 2000 entró en vigor el reglamento de la UE que prohibió el uso de los prefijos bio y eco en la marca de productos alimentarios no elaborados se-gún las reglas de cultivo ecológico. En ese momento la empresa Danone aseguró gozar de una moratoria hasta 2006 para continuar con el uso del prefijo bio.