El beneficio bruto de las cajas cae el 1% por el fondo de insolvencias

Las dotaciones realizadas por las cajas de ahorros al fondo estadístico de cobertura para insolvencias ha provocado que el beneficio bruto agregado de estas entidades cayera un 1% durante el primer trimestre, hasta alcanzar 181.691 millones de pesetas (1.092 millones de euros). Las cajas destinaron al fondo de insolvencias 38.000 millones de pesetas. Esta es la primera vez en años que sufren una caída en su beneficio. A marzo el crédito de estas entidades creció un 20,4%.

Las cajas de ahorros han visto por primera vez en años como su beneficio bruto agregado caía en el primer trimestre del año, aunque ligeramente, el 1%. La razón: las fuertes dotaciones que han tenido que realizar al fondo de cobertura estadística para insolvencias (Foncei) que entró en vigor el pasado 1 de julio. Las dotaciones que estas entidades han tenido que provisionar por este concepto les supusieron una merma de 38.000 millones de pesetas (228,4 millones de euros) en sus beneficios, según los datos de la CECA. Esto ha desembocado en una caída del 1% en el beneficio antes de impuestos (sólo entidades matrices), que se situó en 181.691 millones de pesetas (1.092 millones de euros).

Las 47 cajas de ahorros y la CECA han tenido que aportar un 174,8% más para saneamientos e insolvencias, hasta alcanzar los 52.713 millones de pesetas, en las que se incluye el Foncei.

En los seis últimos meses de 2000 (desde que entró en vigor la circular del Banco de España del fondo de insolvencias), las cajas aportaron en su conjunto (sólo entidades matrices) 100.000 millones de pesetas.

El beneficio neto, por su parte, registró un avance del 6%, hasta los 148.805 millones de pesetas (894 millones de euros), gracias a la reducción del 23,9% que experimentaron los impuestos.

Fuerte tirón del crédito

El fuerte aumento que ha experimentado en el último año del negocio crediticio de las cajas ha provocado que las aportaciones al fondo de cobertura anticíclico haya afectado de forma tan contundente a estas entidades.

El Banco de España lleva meses manifestando su preocupación por la fuerte expansión crediticia de las cajas. De hecho, el gobernador del Banco de España, Jaime Caruana, les lanzó el miércoles en la clausura de la 83 Asamblea de la CECA una seria advertencia para que moderasen la inversión crediticia, que en los últimos meses estaba alcanzando tasas del 20%, frente al 9% de los bancos en enero.

Tanto es así, que el crédito concedido por estas entidades creció durante el primer trimestre del año por encima del 20% -un 20,4%, concretamente-, hasta los 41,3 billones de pesetas (248.200 millones de euros). Este crecimiento supone una leve ralentización de la expansión crediticia (diciembre se cerró con una tasa del 20,9%), aunque aún está lejos de los niveles que recomienda Caruana. No obstante, este robusto crecimiento de los préstamos no ha llevado aparejado un incremento en la morosidad. De hecho, los créditos considerados "dudosos" se redujeron en un 0,6%, hasta los 402.000 millones de pesetas (2.416 millones de euros), con lo que la tasa de morosidad de las cajas se colocó en el 0,71%.

De todos modos, las previsiones de las entidades para los próximos meses son algo más prudentes. Las cajas estiman que la concesión de préstamos bajará al 17,3% este mes y que se situará cerca del 17,6% en el mes de mayo.

Pese a la caída del beneficio bruto, la CECA ha destacado el crecimiento que han experimentado el resto de partidas de la cuenta de resultados, con aumentos del 12,2% en el margen de intermediación, del 8,3% en el margen ordinario y del 7,7% en el de explotación, indicador que recoge la actividad típica bancaria.

El crecimiento de los márgenes se ha producido, principalmente, como consecuencia del fuerte incremento del negocio de las cajas, que, en términos de balance medio, ha supuesto un aumento del 15%. El crecimiento del negocio se ha apoyado, sobre todo, en el buen comportamiento del crédito.

Los depósitos alcanzaron los 47.291 millones de pesetas (284,22 millones de euros), un 12,1% más. Este capítulo va a ganar importancia a corto plazo si se confirma la ralentización de la inversión crediticia. Para los próximos meses, la CECA espera subidas de los depósitos alrededor del 15% de media.

Los gastos, otra de las asignaturas pendientes de las cajas, crecieron un 8,7%, debido principalmente a su expansión.